De gazpacho me emborracho

17
0
Compartir:

Alicia Mas (@Yomelopintoyomelocomo) nos regala otra de sus ilustraciones. En esta ocasión se trata de un homenaje al gazpacho, un clásico venerado en la cocina mediterránea.

Su origen es bastante incierto. Antiguamente el pan era un bien que no escaseaba, pero tampoco sobraba. Era posible cocer pan una vez por semana y claro, había que aprovecharlo todo. Por eso, cuando se ponía duro, se remojaba en agua para poder sacarle partido. Los primeros gazpachos se remontan a la España dominada por el imperio musulmán. Pan, aceite, vinagre, ajo y almendras eran sus elementos principales. ¿Te suena de algo? Sí, como si de un ajoblanco se tratase. Dicen que el tomate no se incorporó a esta receta hasta el siglo XIX. Una receta que era capaz de alimentar a los jornaleros durante sus largos días calor y trabajo en las zonas de campo del interior de Andalucía.

 

Receta de gazpacho andaluz

Ingredientes para aproximadamente ocho comensales.

Necesitarás unos seis tomates bien maduros tipo pera de tamaño mediano, un pimiento verde de igual medida, un pepino pequeño pelado, dos dientes de ajo, un poco de pan remojado en agua, 150 mililitros de un buen aceite de oliva, 75 mililitros de vinagre y un par de puñados de sal. ¡Fácil!

Lo primero de todo es trocear las verduras y pelar los tomates. Prepara un bol en el que meter todo, añade también el pan –previamente en remojo– e incorpora el aceite, la sal y el vinagre. Mano a la batidora y a triturar hasta que coja la textura deseada y un bonito color anaranjado. Es aconsejable pasar por el pasapuré para eliminar impurezas como la piel del pimiento o las pepitas que sueltan los tomates y el pepino. Echa agua fría para que no quede tan espeso y no se concentre tanto la sal. A la nevera y servir fresquito.

¡Riquísimo! Como truco especial, te aconsejamos que añadas un trozo de pimiento rojo. Así no solo conseguirás un mejor color, sino también que no te sepa ácido.
El gazpacho, como el salmorejo, suele tomarse con guarnición 👉 pimiento, huevo duro, cebolla y pepino todo fresco y bien picado. Que no falten unos dados de pan frito o un poco de jamón serrano.

Si eres de los más atrevidos, puedes probar con algunas de las mezclas menos tradicionales. Gazpachos que podría haber inventado el mismísimo Ferran Adrià. Gazpacho blanco, de fresa, sandía, remolacha, melón, espárragos o un sinfín más de opciones.

Fuente 👉 laplazadedia.es

Contenidos más leídos

Deja un comentario

comentarios

Compartir: