Trabajadores del delivery: ¿Qué medidas de seguridad se están tomando?

792
0
Compartir:
delivery

Julia Menéndez | Madrid

Burger King, Domino’s Pizza, el grupo Alsea… estos grupos de la restauración en España han decidido cerrar sus puertas al delivery tras unos días meditando qué medidas preventivas tomar ante la pandemia tras el cierre del sector hostelero nacional. El gobierno ha tumbado la solicitud de ERTE y está vigilando que las empresas ofrezcan servicio a domicilio siempre que puedan. Pero, ¿qué ocurre con las condiciones de los trabajadores que siguen en las calles aplicando el delivery?

Para muchos empresarios con restaurantes independientes, pequeños grupos y marcas de restauración, al menos los que estaban preparados desde hace tiempo, la comida a domicilio es (o era) la única opción para poder tener ingresos hasta que se produzca un nuevo cambio pero, ¿se están acogiendo a las medidas preventivas y de seguridad necesarias impuestas por el Ministerio de Sanidad?

“Los repartidores de Domino’s Pizza lo que estábamos viendo en las tiendas cuando se decretó el cierre es que no estaban tomando las medidas adecuadas porque no había unas medidas de prevención”, relata un trabajador de dicha empresa que forma parte de CCOO. Cuenta que ni estrictas, ni preventivas eran las medidas de seguridad para el repartidor de comida a domicilio. “Había tiendas en las que se cumplía y otras que no”, continúa.

Lectura recomendada: “Delivery: Salvavidas y obligación en tiempos de Coronavirus”

Óscar Reina, secretario general del SAT (Sindicato Andaluz de Trabajadores) lo tiene muy claro: “Se están vulnerando sus derechos fundamentales y es una causa objetiva para renunciar porque no se está haciendo bien”. 

Según nos cuentan desde los sindicatos, siguen sin materializarse correctamente todas las medidas de prevención. “Siguiendo lo que ha dicho el Ministerio de Sanidad, nosotros estamos viendo que hay cierto relajo y estamos comunicando una serie de medidas con las empresas”, habla Ángeles Balue, secretaria de Salud Laboral y Previsión Social de la Federación de Servicios CCOO. Balue denuncia que no se pueden permitir ciertas cosas: por ejemplo, que haya un apelotonamiento de riders en la puerta del establecimiento. “Eso no cumple ningún medida de seguridad”.

Preguntamos por un seguro de todos estos trabajadores pero no tienen garantías. “Debería estar ese seguro por parte del Estatuto de los Trabajadores, pero no está”, lamenta Óscar Reina.

Debido a estas circunstancias demoledoras para el sector, publicamos un tuit para conocer cualquier información, tanto personal como general de la situación, o vuestra opinión para poder darle voz. En este caso, un pequeño grupo de restauración malagueño nos ha contado directamente su situación: todo el personal en periodo de pruebas deben de despedirlo. “Se paran las inversiones en nuevos proyectos, las contrataciones de nuevo personal y estamos estudiando un ERTE por un periodo de dos meses”. Esta es la situación de muchas empresas de restauración que, tras las circunstancias excepcionales, se han visto obligados a plantearse aplicar un ERTE.

¿Qué implica un ERTE en restauración?

Un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) es un acuerdo con la empresa que, tras haber negociado con la plantilla, suspende los contratos de todos sus empleados o parte de ellos durante un periodo limitado. Los trabajadores se van al paro y cobran la prestación que les corresponde. Tras el tiempo del ERTE, los trabajadores vuelven a sus puestos de trabajo con las mismas condiciones. 

“Es la vía legal que se ha dotado por las instituciones competentes para no perder la antigüedad, el contrato laboral, ni la prestación por desempleo”, así lo explica Óscar Reina, que está al tanto de todas las ayudas que se están apilando estos días por parte de los trabajadores. “Es importante que se defina claramente mantener el estado de temporalidad y de excepcionalidad, porque si no estaríamos hablando de un ERE”, cuenta.

En estos días, Óscar Reina cuenta que, en Andalucía, se están encontrando irregularidades como:

  • ERES encubiertos
  • Despidos irregulares
  • Les comunican a los trabajadores/as que se tienen que quedar en sus casas sin una regulación mínima.

Lectura recomendada: “No tengo tiempo”. Se acabaron las excusas.

¿Cómo extremamos las medidas de seguridad para los trabajadores del delivery?

Las medidas de protección recaen en parte sobre ellos mismos. “Por ejemplo, que dejen la comida en la puerta para que no haya contacto, que tengan geles desinfectantes, no coincidir con nadie en el ascensor…”, relata Ángeles Balue. “Es lamentable la desprotección que están teniendo los trabajadores”, continúa.

Desde el sindicato aconsejan al trabajador que vigile lo que le ofrece la empresa tras echar el cierre. “En cualquier documento deben firmar como no conforme”, dice Reina. De esta forma, si hay cualquier irregularidad, después podrá pelearse en los juzgados.

Según nos cuenta otro pequeño empresario hostelero de Granada, ha pensado en darse de baja en autónomos y de actividad. “Pero me aseguran en mi asesoría que habrá ayudas y yo dudo mucho que esas ayudas sean mejores que una simple baja”, relata. En su caso, la empresa, muy pequeña, empezaba a funcionar desde hace algunos meses: “Lo he pasado realmente mal, he hecho facturaciones irrisorias. Hemos vivido hasta cuatro familias, pero ahora sólo estoy yo, echando 12 o 13 horas diarias. Ahora que estaba sacando el cuello me viene esta crisis. No sé que va a pasar pero cada día que pasa estoy más preocupado”, concluye.

Las pérdidas económicas, tanto personales como empresariales, ya están dejando huella. “Lo que está claro es que ya el verano no será el de siempre, la semana santa es inexistente y la recuperación tardará un tiempo medianamente largo. Por lo que recogemos velas y nos preparamos para lo peor”, sentencia el pequeño grupo de restauración malagueño.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

#Bdigital el congreso on line de Barra de ideas. 

La inscripción es gratuita.