¿Cómo crear con facilidad un menú infantil atractivo y sano?

2052
0
Compartir:

José Garteizgoxeascoa Gil | El Arte del Buen Yantar

Este año todos los artículos sobre tendencias gastronómicas hablan de que consumiremos productos más saludables, de kilómetro cero, con menos azúcar, aumentaremos productos vegetales o se pondrán de moda nuevas cocinas como la africana.

Mi pregunta es ¿cuándo se aplicarán las tendencias a los menús infantiles? Hoy en día, cuando nos acercamos con nuestros hijos a comer a un restaurante y encontramos un menú infantil, suele estar compuesto generalmente por platos pocos saludables como pizzas, hamburguesas, pasta, fritos… Y no sólo eso, sino que además estos platos suelen tener poca calidad, ya que el restaurante en sí no tienes estos platos en la carta, lo que significa que, generalmente, muchos de estos productos son congelados o poco elaborados. Esto hace que los platos que componen un menú infantil se puedan considerar como pocos saludables.

Lectura recomendada: Tendencias del servicio en sala en 2020.

Bajo mi propia experiencia con mi hija, cuando acudo a un restaurante y veo los menús infantiles, decido pedir siempre un plato de “adulto” que se adapte a ella. La consecuencia es que la cantidad de estos platos suele ser muy superior a lo que mi hija comería, obligándome a consumir un plato que muchas veces no me apetece. Y es que elegir un plato del menú de niños no sólo implica darle de comer un plato poco saludable, además coarto la posibilidad de que mi hija pruebe nuevos sabores junto la idea de que asocie este tipo de comida a un acto festivo y lúdico. Es decir, que si en un día especial salimos a comer fuera, come esos platos, lo que creo que es bastante negativo para su desarrollo gastronómico como adulto.

Entonces, ¿qué proponemos desde El Arte del Buen Yantar?

Cierto es que preparar una carta con platos para niños con cierta elaboración aumenta costes, tanto por tiempo como por stock. Pero ¿y si simplemente adaptamos algunos platos que tenemos en la carta de “adultos” a los niños utilizando la misma materia prima y elaboraciones, pero adaptando cantidades y presentaciones a los niños?  No parece tan difícil.

Lectura recomendada: Así son los restaurantes que conquistan a los niños.

Sin embargo, podemos dar un paso más y crear dos cartas: una para menores de cinco años y otra hasta los diez. Todo ello con diseños atractivos para niños y un material que evite su deterioro. El objetivo es hacerlos sentir importantes cuando se sienten en una mesa con un producto enfocado a ellos.

Respecto a ventajas, en mi opinión hay muchas. Hoy en día a muchos padres nos importa lo que comen nuestros hijos, por lo que un restaurante que ofrezca este servicio crearía un valor añadido a su producto, pudiendo influir en la elección del cliente a la hora de decantarse por uno u otro establecimiento.

Además, “educaría” a los niños en los platos que el restaurante ofrece, lo que significaría que un niño pediría ir a este local y la posibilidad de fidelizar a un futuro cliente (por no hablar de la alegría que les da a los padres ver a su hijo comer como un adulto productos saludables). En contra posición a lo que sucede actualmente, que existe poca diferenciación de platos entre los menús infantiles.

José Garteizgoxeascoa Gil

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

#Bdigital el congreso on line de Barra de ideas. 

La inscripción es gratuita.