¿Cambian los apartamentos de Airbnb el consumo en Hostelería?

Compartir:
Impacto de Airbnb en hostelería

Se ha hablado mucho de los pisos de alquiler vacacionales a corto plazo o de uso esporádico para unos simples días. Que si la revolución de los “Airbnb”, los nuevos modelos de pernoctar y su impacto tan delicado y algunos casos grave en la hotelería, pero ¿hay otros sectores también influidos?, ¿tienen ventaja vuelos low-cost?, ¿qué pasa con los supermercados o con la hostelería?

En el sector hostelero se trabaja en numerosos estudios para determinar su impacto, aunque sin resultados claros. Aquí apreciamos que no hay término medio y que las dos tendencias contrapuestas son:

  • Al ser un turismo más “a precio” y en muchos casos familias que aprovechan la facilidad de una casa para mayor comodidad. Realizan su consumo de alimentación con compras en el supermercado para aprovechar y cenar en la casa, siguiendo una línea de costes económica que los ha llevado a casas de alquiler por noches, a la vez que hacer bocadillos y comida para llevar en la mochila mientras dura el viaje o desplazamiento.
  • Por el contrario, la otra versión es que esa facilidad y ahorro que te da la casa vacacional de corto plazo te permite un mayor gasto en el viaje o desplazamiento para un mayor consumo en la parte de hostelería. Destacando sobre todo los desayunos que normalmente haces en el hotel. Cuando estás en un aparamento se fomenta más ir a la cafetería que estar preparando y limpiando en una casa en la que vas a pasar unos “simples” días.

Mientras en Hotelería el impacto es claro y directo, en la parte de Hostelería existe aún mucha variedad y discrepancia conforme a los hábitos que realizan los usuarios de este tipo de pernoctación.
En una lógica de observación diría que estamos en un mitad y mitad, donde nos encontramos unos viajeros que van con escasez económica con ahorro de costes constantemente y la otra que aprovechan la sinergia para gastar en otros consumos que le dan mayor valor.

Lectura recomendada: Platos preparados, ¿nueva tendencia mundial?

Los primeros, que van a costes e intentan minimizar esos gastos con el uso de la vivienda, son un tipo de viajero que normalmente y por su nivel económico diría que en otras circunstancias y teniéndose que alojar en un hotel prácticamente no viajarían o sus viajes serían muy escasos; por tanto, su impacto en la hostelería lo deberíamos valorar como escaso o residual.

Por el lado contrario, si pensamos en los viajeros que van a poder destinar más parte de sus ahorros a salir a la cafetería, bares o restaurantes al disponer de una renta mayor vemos que su impacto en el sector sería positivo.

Ambas teorías nos llevan a la conclusión de que esta nueva tendencia y modelo de viajero que ha generado suma y favorece a la Hostelería. Para completar el análisis quedaría por ver en que cuantía y porcentaje; esperaremos a los resultados de los numerosos estudios que están en macha.

Lectura recomendada: El mejor restaurante está en la mejor ubicación.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: