¿Por qué algunos restaurantes cierran después de unos meses?

Compartir:
cerrar tu restaurante

Pilar García | Pendulo Force

Muchos restaurantes cierran después de unos meses porque se quedan sin efectivo. Como dicen aquí en Londres, Cash is King. Pronosticar el flujo de efectivo es muy importante, porque si nos quedamos sin efectivo nos volveremos insolventes y tendremos que cerrar el restaurante.

En este sector, partimos con una ventaja: a diferencia de la mayoría, es fácil obtener el dinero de nuestros clientes; es raro que tengamos que perseguirlos para que nos paguen: ¡perfecto!

Sin embargo, es muy fácil perder el control. Obtenemos el dinero de nuestros clientes, miramos nuestra cuenta bancaria y sonreímos. Después comenzamos a pagar; proveedores, personal, alquiler, suministros, consumibles, reparaciones y, como colofón final, el IVA. Volvemos entonces a mirar nuestra cuenta y ¡nos damos cuenta de que está temblando!

Es por eso que, cuando se abre un restaurante, se necesita tener algo de efectivo para comenzar a gestionar el negocio, ya que es poco probable que sobrepase el punto de equilibrio, o lo que es lo mismo, empiece a generar beneficios, desde el día en que abre.

Por eso, te vamos a dar 6 consejos para ayudar con el flujo de caja:

1) Planifica: Realiza un seguimiento de tu flujo de caja y haz una previsión de lo que vas a recibir y lo que debes pagar con antelación.

2) Reduce tu inventario: Ten en cuenta que lo que está en tu stock no está en tu bolsillo.

3) Negocia buenos precios y también buenos términos y condiciones de pago con los proveedores.

4) Intenta vivir con lo que tienes. Algunos restaurantes se acostumbran a usar líneas de crédito o préstamos a corto plazo que terminan siendo muy caros y los colocan en una situación muy negativa a largo plazo. Mi consejo es usarlos solo si es necesario.

5) Disminuye los gastos generales. A veces tu coste de producto y de personal son muy difíciles de reducir. Sin embargo, no podemos olvidar que el marketing, los consumibles, las reparaciones, suministros y otros representan en algunos casos el 20% de nuestros gastos. Debemos prestarles atención, no sólo para que nuestro flujo de caja sea más saludable, sino para que también lo sea nuestro resultado final.

6) Trata de mantener una reserva de efectivo para casos de emergencia. Porque, seamos sinceros, siempre ocurre algo y debemos estar preparados para ello.

Espero que os haya parecido interesante y, recordad, la gestión no es complicada, solo hace falta determinación.

 

Pilar García.

Consultora de Restaurantes, Fundadora de Pendulo.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: