Nuño Urrea: “Hay que reconfigurar los espacios, dejar atrás el comedero al uso y centrarnos más en el interiorismo”

Compartir:
coronavirus crisis hostelera

Nuño Urrea se ha animado a unirse a estas #ConversacionesBdi. Él es fundador de Vluber, es una plataforma que utiliza la inteligencia artificial para hacer recomendaciones a sus usuarios.

“Utiliza una herramienta innovadora como es la inteligencia artificial, nosotros empezamos el proceso de producción de comida para poder trasladarla al usuario. En esta etapa, nos centramos en llevar la comida a las empresas“, nos cuenta Urrea.

Con sede en Ermua, se centran en el delivery corporativo y, según el experto, se encuentran de todo en el sector estos días. “Nos encontramos con una sensación de ilusión, que choca mucho con el miedo por la salud del país”, dice.

A parte, es consultor y ha ayudado a muchos hosteleros y locales a levantar sus negocios y hacerlo de la mejor manera. “Nos hemos encontrado con hosteleros que no tenían los deberes hechos y esto les ha arrollado como un tsunami y nos encontramos con otros que han sido precavidos”, cuenta Nuño Urrea.

Lectura recomendada: Juanjo Martínez: “No caben improvisaciones ni inventos con la falta de fluidez”

Tiene claro que esto es una carrera de fondo y que ha habido una crisis que ha traído el virus. “Hay que dosificar fuerzas; no creo que nos encontremos en un escenario de crisis post virus. El virus está sirviendo como pista de aterrizaje de un modelo de negocio que está caducado y necesita reinventarse”, nos cuenta.

¿Qué recomendarías a un hostelero?

“No son las primeras crisis, quizá es la más grande. Yo recuerdo en épocas de las ciclogénesis explosiva que algunas empresas de restauración perdían previsión de facturación de semanas o que echaban por la borda algunos meses y tocaba agudizar el ingenio”.

Su recomendación es irreductible: “Plantéate el por qué, por qué estás en hostelería. Reflexiona para saber dónde quieres ir y qué vas a hacer. El siguiente paso es el Canvas”, dice.

También nos cuenta en el directo que hay que crear una forma de actuación, hay tiempo para saber cómo vamos a poder hacer las cosas más adelante.

Escenarios planteáis para el día “D”

Él experto opina que no será un día, serán semanas “D” y será paulatino. “Lo último que va a hacer un cliente es viajar. A partir de ahí el cliente tendrá que ver otras oportunidades: por la parte hostelera hay que configurar muchos espacios y quitarnos el concepto de comedero al uso y trabajar más el interiorismo comercial“, sentencia.

Una empresa como la de Nuño Urrea concibe la cocina como un centro de producción donde se controla toda la trazabilidad del producto. Por ello, están intentando implementar que la cocina tradicional, que ya ven sus cocinas como una fábrica de producción, cuide más los parámetros de higiene. “Controlamos la PCC, controlamos la mercancía y cómo va a llegar el producto a la casa del cliente”, nos cuenta.

En cuanto al servicio directo, ¿la barra de los bares va a desaparecer? “Nosotros queremos que el camarero, en un bar de pintxos, interactúe con el cliente desde otra perspectiva mucho más importante, sobretodo en zonas turísticas. El viajero extranjero que viene a Donosti quiere interactuar con el origen de Euskadi”.

¿Qué está pasando con el delivery?

“Uno de los paradigmas que va a dejar esta situación va a ser que las instituciones se pongan la pilas en legislar aspectos que todavía están en el aire: es el caso de los riders. Ellos serán la siguiente revolución en la hostelería”, asegura. Según el consultor, el perfil de rider puede sumarse para un perfil de camarero.

“Creo que, más adelante, en el delivery habrá una revolución en el packaging”, cuenta el experto.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!