#ConversacionesBdi: Vermú con Borja Boada sobre la crisis del Coronavirus

Compartir:
Catering coronavirus

Redacción | Madrid

En la segunda entrega de #ConversacionesBdi (Maldito Coronavirus Edition) volvemos a hablar sobre esta situación de extrema gravedad para el mundo de la hostelería debido al coronavirus.

Tras la primera conversación con Alejandra Ansón, volvemos a conectarnos a través de nuestra cuenta de Instagram con el CEO de Fudeat, Borja Boada. La empresa de Fudeat, está especializado en el catering corporativo, tienen dos clientes: uno es el cliente corporativo y el otro es el catering.

Todo este sector tan amplio está viendo cómo variar su forma de comercializarse, intentado esquivar esta dura crisis. Uno de los sectores que más afectado se ve es el catering. “Con el teletrabajo no hay nada: no eventos, ni servicios de desayunos, tampoco cursos de formación… NADA. Ha sido un golpe a la linea de flotación”, comenta Boada. “Facturación cero“.

Pero en la conversación, a pesar de la tristeza de la situación para el sector de catering, se respiraba mucha esperanza y ánimo de reinventarse por parte de Borja Boada. “El sector del catering se está adaptando y así lo hemos hecho“, dice.

De forma urgente, la plantilla de Fudeat ha reformulado su negocio por completo: el concepto ahora va dirigido a particulares. “Hay dos líneas en nuestra página web de servicios:

  • Un especial Covid-19, con entregas a domicilio, que se dividen en tres formatos:
    • Menús individuales
    • Menús semanales (una alternativa más para todo el mundo que esté cansado de cocinar)
    • Tuppers envasados al vacío con una duración de 12 días”.

Antes, esta empresa, según nos cuenta Boada, era una plataforma donde el 99% de los pedidos eran Be To Be. “No sabemos cómo va a durar este proyecto cambiado en dos días”, dice el CEO de Fudeat. “Lo bueno de la gastronomía es que es un foco de unión y así pueden apoyar las empresas a sus empleados en esta situación de incertidumbre”

¿Es realmente un nuevo modelo de negocio?

Hay caterings que han cerrado temporalmente, otros que no pueden quedarse en casa. “En la normalidad trabajamos con mas de 100 catering, ahora trabajamos con 20. Intentamos ayudar a aquellos o a todos en la mediad de lo posible de dos maneras: con comunicación, transmitiendo apoyo y ánimo y ofreciendo la oportunidad de ingresos alternativas“, cuenta.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: