Cada día más cerca de la vieja normalidad (en facturación)

106
0
Compartir:

Rodrigo Domínguez | Madrid

Los datos del primer trimestre de 2021 son “sólo” un 26% peores que el último trimestre de la vieja normalidad (de enero a marzo de 2020) según arroja un estudio de la empresa de investigación de mercados, The NPD Group. Estos resultados mejoran las previsiones y dan una señal de lo que será el absoluto relanzamiento del sector el segundo trimestre del año.

El mes de marzo, además, ha supuesto un incremento en la facturación del 25 por ciento respecto a los meses de enero y febrero gracias a la mayor movilidad y la campaña de vacunación, que ha relajado la tensión del consumidor.

El gran subidón de facturación se espera para los meses de abril, mayo y junio, ya con el estado de alarma finiquitado y con la siempre benévola primavera.

“Los datos de marzo son alentadores; vemos cómo se frena la caída respecto a los niveles mensuales prepandemia. Marzo presenta la menor caída (vs. 2019) de los últimos 13 meses. Esto parece indicar el inicio de la senda de recuperación de uno de los sectores más castigados por la crisis de COVID-19. El avance del plan de vacunación y la subida de las temperaturas animará previsiblemente a los consumidores a recuperar el ocio fuera del hogar”, destaca Edurne Uranga, directora de Foodservice de NPD en España.

Se consolida el servicio a domicilio

Durante el primer trimestre del año, puede que ya se nos haya olvidado, vivimos una nueva y durísima ola de Covid-19 que nos llevó a picos de mortalidad diaria de casi 2.000 personas. La consecuencia lógica fue que el servicio a domicilio y la comida para llevar se consolidaron con crecimientos del 54 y 11 por ciento respectivamente, en comparación con el primer trimestre de 2020.

Otra de las consecuencias de las medidas para combatir el Covid-19 ha sido el cambio en la importancia de las franjas horarias. Actualmente, las cenas representan el 25 por ciento del gasto realizado en foodservice entre enero y marzo y las comidas un 40 por ciento. Sube el consumo de desayunos a un 11,6 por ciento y el consumo entre horas al 24 por ciento.

Obviamente, el cambio de hábitos de consumo se ha visto también forzado por las normativas que afectaban al horario de apertura de los locales. Por consiguiente, los consumidores han adelantado la hora de cenar. Si en el primer trimestre de 2020 el 21,5% de las cenas se hacían antes de las 21.00 horas, en los primeros meses de este año el porcentaje se elevó hasta el 39%.

También debido a la lógica pandémica, el consumo de los colectivos sénior y adultos trabajadores ha descendido, mientras que el de familias con niños y los adolescentes y jóvenes de hasta 24 años han sido los que más han resistido la caída.

Edurne Uranga, directora de Foodservice en NPD, asegura que las motivaciones para el consumo en bares y restaurantes ha cambiado. La socialización y el impulso han perdido importancia. Aquellos hosteleros que entiendan las nuevas motivaciones serán capaces de mejorar sus resultados en la recuperación.

Contenidos más leídos

Deja un comentario

comentarios

Compartir: