El vermut, la bebida premium que dispara la facturación en el consumo diurno

185
0
Compartir:

El vermut es mucho más que una bebida. Además de ser uno de los productos de mayor tendencia en el sector, el vermut representa una gran oportunidad para el hostelero: permite incrementar la facturación y el margen en el consumo diurno y, simultáneamente, ofrecer una imagen más premium del local.

Las cifras corroboran la evolución de esta bebida. En España, la categoría del vermut ya supera en tamaño a la de ron y, además, es la única que creció en 2020 (+2,4%). Por si esto fuera poco, las perspectivas de futuro son halagüeñas: Para 2022, se espera un crecimiento del 15% en esta categoría.

Ahora que la tendencia en el consumo diurno es predominante, y la ocupación de las terrazas y el buen tiempo acompaña a la hostelería, el vermut vuelve a triunfar entre los consumidores. Una tendencia que ya aprovechan muchos bares para atraer a nuevos clientes gracias a las diferentes propuestas (clásicos o innovadores cócteles) que permite esta bebida.

La oferta de vermuts disponible para conquistar a los consumidores es cada día mayor y, prueba de la importancia que está adquiriendo en el mercado, es la gran ampliación del porfolio de marcas que ha realizado Pernod Ricard España, con la adquisición del vermú gallego St. Petroni, la presentación del nuevo Azpilicueta Vermut o el reciente lanzamiento en exclusiva para España del nuevo Seagram’s Vermouth.

¿Por qué apostar por el vermut en tu bar?

Con este contexto es fácil entender por qué muchos locales de restauración aprovechan las terrazas y el buen tiempo y buscan potenciar el momento de consumo del aperitivo con un posicionamiento más premium, apostando por el vermut como la nueva bebida de moda.

Tratamos a continuación de resumir algunas de las ventajas que convierten al vermut en una apuesta segura para la restauración:

  • Su consumo se produce esencialmente en el aperitivo y en horario diurno, unas franjas en clara tendencia para la hostelería. Por lo tanto, permite incrementar la facturación y el margen absoluto en un momento de consumo que todavía tiene mucho potencial para ser explotado.
  • El sabor y aroma del vermut facilita el maridaje con tapas y conservas. Esto puede suponer una gran ayuda para favorecer la venta cruzada de alimentos en horarios diurnos.
  • El cliente pide mayoritariamente el vermut servido de forma clásica: vaso bajo, con hielo y una rodaja de naranja o pomelo. Sin embargo, el vermut es una bebida que permite experimentar con sabores, aromas y rituales de servicio (por ejemplo, el vermú St. Petroni rojo se sirve en copa, para maximizar las notas de cata del albariño que tiene como base, mientras que el blanco se recomienda servirlo con un pimiento de Padrón). Un producto que permite a los bartenders explotar su creatividad a través de diferentes cócteles.
  • El vermut mejora el posicionamiento del local. Ofrecer una variedad de vermuts, ya sean marcas locales o marcas más reconocidas, genera una percepción de mayor calidad para un cliente que busca “pequeños lujos” a la hora de consumir.

Prueba de cómo el mercado se está adaptando a esta tendencia es la creación del nuevo Azpilicueta Vermut en marzo de 2021. De la mano de una marca vinícola con gran reconocimiento en la zona norte de España y particularmente en La Rioja, de donde es original, Pernod Ricard España ofrece al hostelero la posibilidad de contar con una nueva bebida para los clientes que buscan un consumo más consciente y para los que la reputación de la marca es un valor importante.

Otro ejemplo es el reciente lanzamiento de Seagram’s Vermouth, una mezcla de vino blanco, botánicos como ajenjo y pomelo rosa, extractos naturales y notas marcadas de pomelo, lima y limón, una propuesta ideal como aperitivo, pero también para crear cócteles innovadores o para volver a clásicos como el Negroni, con la ginebra Seagram’s.

¿Por qué los clientes prefieren el vermut?

Para que el hostelero pueda ofrecer el producto adecuado en cada local, es necesario conocer las motivaciones que llevan al cliente a pedir vermut, en lugar de otras bebidas. La del vermut es una categoría que está dirigida a un cliente más premium, que busca concederse pequeños lujos. Según un estudio de Nielsen, el consumidor diurno reconoce ser más exigente a la hora de valorar un establecimiento. La relación calidad-precio es el aspecto más importante para el 70% de los encuestados. Le siguen de cerca la calidad de la restauración (60%) y las instalaciones, el ambiente y la imagen que proyecta el local (50%).

Por otro lado, el vermut supone la recuperación de algo tan extendido como “la hora del vermú”, un momento para compartir con nuestra familia o con los amigos, la hora de la satisfacción y la indulgencia. El vermut es también un claro reflejo de las nuevas formas de consumo: cómo el nuevo cliente está aumentando el consumo de productos de calidad y, a la vez, está reduciendo la cantidad, lo que ayuda al hostelero a asegurar facturación y margen.

Pero, además, el nuevo consumidor busca permitirse algunos lujos. Una tendencia de la que fue perfectamente consciente la destilería gallega que realiza St. Petroni, un vermut elaborado en Padrón (Galicia) a base de uva albariño sobre lías. Esta marca ha supuesto una revolución en el mercado de espirituosos desde su nacimiento, siendo reconocida como una de las diez mejores marcas de España y distribuida en más de 12 países. Actualmente, St. Petroni, que forma parte del portfolio de Pernod Ricard España desde el pasado octubre, cuenta con tres variedades: St. Petroni Blanco, St. Petroni Rojo y St. Petroni Bitter. Sin duda, una amplia oferta para los cada vez más amantes del vermut.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: