El teletrabajo no era el demonio para la hostelería (o eso parece)

90
0
Compartir:

Redacción | Madrid

Un poco con la mala baba que nos suele caracterizar, le preguntábamos en octubre de 2020 a Fernando Gallardo, periodista del país y experto en turismo, si el teletrabajo era el demonio para la hostelería, si el teletrabajo iba a acabar con los restaurantes tal y como los conocemos. Obviamente, la respuesta de Fernando no podía ser tan sencilla como sí o no, así que le entrevistamos para el Congreso Digital de Barra de ideas (grabación en Youtube íntegra), sobre cómo debían evolucionar los diferentes modelos de negocio, y algunas posibilidades de evolución que se podían encontrar para el futuro.

Esta semana pasada nos encontrábamos con unos datos que, en cierta medida, vienen a refutar aquella conversación. AECOC publicaba el sexto barómetro ‘Consumo y compra dentro y fuera del hogar después del Covid-19’ e indica que el 63 por ciento de los teletrabajadores son usuarios de delivery, mientras que la cifra sólo alcanza el 37 por ciento en la población general.

Según el estudio de AECOC, estos consumidores se muestran más predispuestos a cocinar en casa y a darse caprichos que el conjunto de la población. La encuesta indica que el 66% de los teletrabajadores busca productos y preparaciones que le ayuden a cocinar en casa, y un 64% compra alimentos para replicar platos que antes comía en los restaurantes. En el caso de la población en general, estos índices caen hasta casi el 40% de los consumidores.

Los teletrabajadores cocinan más en casa, pero también están más predispuestos a pedir más comida a domicilio. De hecho, el 63% de los que trabajan desde sus casas son usuarios del delivery, una cifra que prácticamente duplica el 37% de usuarios de este tipo de servicios que se registra en el total de la población.

En la misma línea, los teletrabajadores también compran más platos de comida prepara en el supermercado que el resto de la población. En concreto, un 27% lo hace, diez puntos más que en la población general. Carne de cañón para los llamados mercaurantes.

Además de cocinar más en casa y optar más por el delivery, los teletrabajadores también se permiten más caprichos en su dieta. Un 37% afirma que ahora picotea más entre horas de lo que lo hacía antes de la pandemia, mientras que este porcentaje cae al 27% en el global de la encuesta. Del mismo modo, el 27% de los que trabajan desde casa compra más productos premium, por un 14% en el caso del total de la población.

La pandemia ha extendido el teletrabajo como una opción laboral. Sin embargo, la mayoría considera que el avance del proceso de vacunación y la paulatina recuperación de la normalidad les devolverá a sus puestos de trabajo físicos, al menos, parcialmente. En concreto, el 60% de los teletrabajadores cree que en los próximos meses tendrá una semana laboral híbrida, con algunas jornadas de trabajo desde casa y otras desde su centro habitual.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: