Subway mejora el cumplimiento de las normas gracias a las soluciones de etiquetado de Brother

Compartir:

Hace unos días os hablábamos de las facilidades y que ofrecen las etiquetadoras de Brother: ofrecen un sistema preciso y eficiente para garantizar la seguridad de los alimentos y por ende la satisfacción del cliente. Ahora, os hablamos de un caso de éxito como es el establecimiento de Subway, en la localidad de Chineham en Hampshire (Inglaterra), que decidió retomar el control de la impresión de etiquetas, mejorar costes y los tiempos.

Un mal etiquetado puede acarrear una serie de errores que no podemos permitirnos; la malinterpretación de una letra manuscrita en una etiqueta hecha a mano puede poner en riesgo la seguridad del producto, la salud del consumidor y el futuro de nuestros propios negocios. En este caso, la tienda de Subway solía utilizar una impresora de etiquetas antigua para producir instrucciones de descongelado y preparación de sus alimentos, pero el sistema solía estropearse con frecuencia.

Según Vanessa Mattia, manager de la franquicia de Subway en Chineham, “la seguridad alimentaria es de suma importancia, ya que una mala calificación en nuestros controles de cumplimiento o en las inspecciones de calidad alimentaria pueden tener un efecto devastador en nuestro negocio“.

Este tipo de problemas, sumado a la pérdida de tiempo y a la falta de cumplimiento de los estándares de la franquicia y de las normativas gubernamentales, provocaban frustración entre el personal y los gerentes de Subway.

¿Qué solución aplicaron en su establecimiento?

Las soluciones de Brother para el sector alimentario son eficientes. Por ello, no dudaron en probar la impresora de etiquetas Brother TD-2120N durante unas semanas.

Esta herramienta que ofrece Brother permite automatizar todas las operaciones en cocina, desde el cálculo de fechas hasta el re etiquetado de todos los alimentos de la despensa, haciendo que el proceso de etiquetado de alimentos sea más fácil de llevar, más eficaz y sobre todo más útil y libre de errores humanos, creando etiquetas personalizadas adecuadas a cada necesidad.

Las demandas del equipo, del establecimiento y del trabajo diario se cubrieron completamente ya que este sistema facilitó que la tarea de etiquetado de ingredientes congelados y preparados fuera mucho más rápida y efectiva.

Ahora, pueden cumplir sus tareas diarias con rapidez y eficiencia, además de que el equipo está agradecido porque ha reducido los tiempos y, por consiguiente, se ha mejorado la experiencia del cliente.

¿Y tú? ¿Has decido dar el cambio?

Deja un comentario

comentarios

Compartir: