Mejora la seguridad de tus clientes con las soluciones de Brother

68
0
Compartir:

En nuestros negocios de restauración, conseguir un buen seguimiento del producto, calcular correctamente las fechas de caducidad y proteger al consumidor, a veces, es tarea complicada. Las soluciones de Brother para el sector alimentario te ofrecen un sistema preciso y eficiente para garantizar la seguridad de los alimentos y por ende la satisfacción del cliente.

Un mal etiquetado puede acarrear una serie de errores que no podemos permitirnos; la malinterpretación de una letra manuscrita en una etiqueta hecha a mano puede poner en riesgo la seguridad del producto, la salud del consumidor y el futuro de nuestros propios negocios.

Sin duda, la trazabilidad de los alimentos en todas las etapas de la cadena de distribución es una cuestión importante para nuestros negocios de restauración: nos permite detectar y resolver incidencias en el mismo momento en que se producen. La prioridad es velar por la seguridad de los consumidores y minimizar los riesgos para la salud pública.

Olvídate de etiquetar manualmente

Lo que ofrecen las impresoras de etiquetas Brother para el sector alimentario es facilitar el proceso de digitalización y etiquetado del negocio, ahorrando el tiempo a muchos hosteleros de crear ‘a mano’ las etiquetas. Esta herramienta garantiza el inmediato etiquetado en cocinas proporcionando información para mantener la calidad y la frescura de los alimentos tras su primer uso o tras ser descongelados.

Las reglas en el etiquetado de alimentos en cocinas son siempre variables y muchas veces nuestros cálculos mentales y rudimentarios pueden llevar a errores. Cuando abrimos un ingrediente, muchas veces se queda en el olvido la fecha de apertura y, por consiguiente, cuánto tiempo lleva manipulándose. Calcular mentalmente la duración que puede tener ese alimento en perfectas condiciones y apuntarlo de forma manual sobre una etiqueta ya no es una solución.

Las impresoras de etiquetas autónomas de la serie TD de Brother permiten automatizar todas las operaciones en cocina, desde el cálculo de fechas hasta el re etiquetado de todos los alimentos de la despensa, haciendo que el proceso de etiquetado de alimentos sea más fácil de utilizar, más eficaz y sobre todo más útil y libre de errores humanos, ya que permite personalizar etiquetas de acuerdo con cada necesidad.

No hay que olvidar que la impresión de etiquetas permite cumplir con la normativa de etiquetado y además resuelven problemáticas tan necesarias como la gestión y el registro de los APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos).

En resumen, con estas herramientas conseguimos ganar en rapidez y eficacia a través de un etiquetado correcto, mejorando la seguridad y reduciendo el desperdicio de alimentos. Para los negocios, esto se traduce en productividad y ahorro de costes, dos ejes fundamentales para sobrellevar la actual crisis.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: