Las 10 tendencias suicidas de 2018 en restauración

Compartir:
antitendencias-710

plantilla_expertos_seccion_manel-morillo

Ahora que las redes y los blogs van llenos de artículos sobre tendencias e innovaciones en #restaurantes para 2018 yo propongo las ANTI-Tendencias que, muy a pesar del CoolHunting inspiracional también se van a imponer en 2018. Seguro que no son muy mainstream ni muy fashion, pero estoy convencido que también darán que hablar… o no.

Perdonen por el punto de ironía…

  1. Los Bocatas de chorizo: Visto el precio que está alcanzando y el que promete alcanzar el jamón ibérico, la reivindicación del chorizo -ibérico o no- se impondrá en los bocatas de desayuno u otros. También tiene su espacio el jamón de Teruel y el jamón de Sierra Nevada para aplacar con estupenda calidad el apetito jamonero de tantos y tantos.
  1. La cerveza pilsen de toda la vida: Tanta cerveza artesana IPA amarga (muy amarga) y de sabor áspero hará que muchos clientes huyan hacía la cervecita de toda la vida. Siempre queda la opción que los cerveceros artesanales se lo curren un poquito más y no hagan tanta IPA.
  1. El menú del día a 10€: Mucho empresario español perseverará en abrir #restaurantes con menú a 10€ y los que ya lo tienen valorarán no solo mantenerlo sino bajarlo de precio para robarle algún cliente al local de al lado. Operar en pérdidas será tendencia en 2018.
  1. Los #restaurantes zombies: Estar muerto y no saberlo será tendencia en 2018. Muchos #restaurantes se desangrarán por culpa de “alguna crisis” que hay por ahí sin replantearse su concepto. Otra antitendencia será el #restaurante parásito que sobrevive siendo malote con el personal y con la hacienda pública (si esos restaurantes fueran buenas personas y más legalillos, estarían en pérdidas y cerrados)
  1. Quejarse muy fuerte de que no hay camareros y cocineros para trabajar (y de que los jóvenes no quieren trabajar): Será rabiosa tendencia protestar porque no se encuentra “gente” para trabajar sin plantearse qué condiciones se ofrecen y qué esfuerzos de formación se hacen. Hay un spin-off interesante de esta antitendencia en las costas e islas por razón de las viviendas para el personal en temporada (para darle de comer aparte, este problema)

Lectura recomendada: Camareros: ¿fracaso social o bajeza profesional?

  1. Seguir huyendo de casual dinning y el street food: A pesar que la compra media sigue bajando -gran indicador- y que hay un clamor popular hacia las propuestas ágiles, económicas y ricas, seguiremos abriendo más #restaurantes de los necesarios del tipo lento, caro y aburrido.
  1. Tener ratios de costes de personal y de consumo muy elevados: Quejarse de lo caro que es el personal y lo que ha subido la materia prima será tendencia, por delante de ponerse las pilas para gestionar e incorporar tecnología y voluntad para mejorar los resultados.
  1. Los superalimentos ibéricos: Agotada la veta de encontrar semillas y otros alimentos “súper” que lo arreglan todo en el altiplano sudamericano, llegará la moda de encontrar superalimentos en el terruño (y, si no, al tanto)
  1. La cocina de puchero: ¡Ojo! Que esto puede ser tendencia de verdad…pero como no es candidata a salir en las listas fashion, la meto yo entre las antitendencias.
  1. El chuletón: Otro que no saldrá en los listados de tendencias cool pero que será refugio de sentimentales haítos de zumos de césped durante la semana.
  2. BONUS: Añado, que otra antitendencia del 2018 será llamarle col o repollo a la kale.

Brindo por un exitoso, innovador y divertido 2018

Sigue a Manel Morillo en LinkedIn

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres un análisis completo de la web de tu restaurante?

Dinos cuál es y te enviamos un análisis completo a tu correo

¡Quiero un análisis de mi web!