Gluten Free: ¿cómo elaborar una carta sin gluten?

547
0
Compartir:

En un contexto de búsqueda de alimentos saludables, ya sea por prescripción médica o por afán de cuidarse y estar sano, son varios los nichos de crecimiento en el mercado de gran consumo. Es el caso de las propuestas sin gluten, cuyo gasto alcanza ya los 80 millones de euros, un 13% más que el año anterior, según el informe “Sin gluten, de necesidad a tendencia” elaborado por Nielsen.

Y es que, si bien la incidencia de la enfermedad celíaca afecta a un 1% de la población, los productos sin gluten están presentes tanto en hogares “celíacos” como en aquellos sin esta necesidad médica. Esto se debe a una mayor concienciación sobre la salud, lo que hace crecer su protagonismo en el consumo, especialmente a hogares jóvenes y con hijos.

Por otro lado, en un vistazo a esta tendencia también se percibe como son muchos los establecimientos hosteleros que se suman a la necesidad de elaborar una carta sin gluten. Esta lista de recomendaciones básicas puede, por ello, ser especialmente interesante.

Cartas sin gluten

La manipulación de alimentos y la preparación de platos sin gluten requieren de unas medidas específicas, además de contar con personal capacitado para contestar las posibles preguntas que nuestros clientes puedan requerir. Es imprescindible que los establecimientos que decidan ofrecer menús lo hagan tras formarse en materias tan importantes como la contaminación cruzada y la correcta dieta sin gluten.

 Algunos de los consejos básicos que hay que tener en cuenta para elaborar una carta/menú de estas características,  se definen por esta serie de criterios y medidas específicas.

Siguiendo las recomendaciones de la Asociación de Celíacos, para elaborar una carta sin gluten, conviene seguir una serie de pautas:

  • Los platos sin gluten deben ir identificados a fin de evitar confusiones.
  • Dentro de lo posible, se han de evitar productos/alimentos artesanales, a granel o sin etiquetar.
  • Especial atención en harinas de arroz, maíz, etc, que no sean especiales sin gluten y elaboradas para celíacos. Esta norma es especialmente reseñable.
  • El uso de los caldos, purés y salsas caseros, siempre que sea posible, debe tener especial presencia en nuestro menú.  En este sentido, una práctica a evitar es retirar el pan rallado de los alimentos con gluten, puesto que estos, igualmente, no son aptos para celíacos, al poder contener trazas contaminadas.

Por otro lado, tal y como apuntábamos recientemente en nuestro artículo Tendencias: ¿es tu restaurante gluten free? existen una serie de hábitos de consumo de este target, que no para de crecer, y que merece especial atención tener en cuenta.

  • Reserva anticipada: El 74,2% de los celíacos reserva con antelación para asegurarse de que el local al que acudirá sirve platos sin gluten.
  • Miedo a la contaminación: Para conseguir atraer más clientes a tu restaurante, debes saber que los principales hándicaps con los que este target se encuentra a la hora de decidirse por acudir a un restaurante son: el miedo a la contaminación (52%), la poca variedad y creatividad de la carta (26,8%) y la escasa información (18,2%).

Por ello, publicar tus menús sin gluten en portales especializados, o mostrar  tu oferta  en redes sociales son  una magnífica oportunidad para promocionarte, atraer a tu cliente y fidelizarlo.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!