Conquista a los niños: 6 claves para seducir a sus familias

2044
0
Compartir:

%home%

Foto: mamasviajeras.com

Todas las iniciativas de ocio de carácter infantil tienen, desde hace años, una gran acogida y están prácticamente avocadas al éxito. ¿Por qué? Los niños y niñas tienen una varita mágica: todo lo que tocan, si les gusta, se convierte en oro. Cada día aumenta la oferta de ocio dirigida a ellos y eso se está notando mucho en el sector cultural: festivales de teatro infantil, películas de Disney-Pixar adaptadas a musicales, proliferación de grupos musicales como Cantajuegos o Papá cántame una.

Pero, ¿el sector hostelero está aprovechando a los reyes midas de la infancia? Parece que aún son marginales los negocios que se destacan por un trato especial hacía los pequeños. Con la ayuda de los locales que han avanzado en este segmento de la población extraemos 6 claves para que la visita de niños y niñas a tu restaurante sea memorable para ellos y para sus padres y madres.

1-. A los niños también les gusta comer. No se trata de que el menú infantil consista en sólo en hamburguesa y pizza. Puedes pensar en gastronomía un poco más sofisticada y añadirle detalles con guiños infantiles en la decoración. Puedes probar con las cajas de cartón que facilitan algunos grandes proveedores. Lo importante es conquistarles con las herramientas propias de una buena cocina adaptada a sus ganas de divertirse. Tampoco olvides que la cocina sana no está reñida con el disfrute de los pequeños.

Por último, los niños no pueden pagar lo mismo que el resto. Esto hay que tenerlo muy en cuenta a la hora de elaborar el menú infantil, pero no se debe reducir, jamás, en la calidad.

2-. Ten a mano todo lo necesario. ¿Qué puedes necesitar para dar un servicio bueno a familias con niños? A la ya conocida necesidad de contar con tronas de madera, podemos añadir algunas ideas más originales: cubiertos pequeños y de colores, manteles con motivos infantiles, etc.

Incorpora mobiliario infantil. Cuando vienen varias familias con varios niños, quizás éstas prefieran que los niños coman juntos. Las posibilidades son enormes y no es necesaria una gran inversión.

3-. Crea un espacio propio para su entretenimiento. Los parques infantiles están bien y ya son prácticamente imprescindibles en restaurantes con espacio para tenerlos, pero también es posible ser más creativo con menos presupuesto y mucho menos espacio. Una esquina del restaurante puede servir como pequeño parque infantil con alguna mesa, disfraces, juegos. Hay que tener en cuenta que la visibilidad entre los padres y los niños es fundamental. Un ejemplo podría ser el de poner una pantalla de televisión desde donde los padres puedes seguir los juegos de los niños mientras terminan de comer.

Si te resulta imposible por los costes o por el espacio que supone, lo mínimo es que cuentes con cuadernos y pinturas, libros dirigidos a niños y niñas de diferentes edades y algunos juguetes que puedan ayudar a que la experiencia mejore.

4-. Formar a los camareros en nociones básicas en el trato con los niños. Es fundamental que el equipo esté preparado para los “inconvenientes” de esos locos bajitos y sea amable y flexible en su trato con las familias.

Son numerosos los cambios de servicio que deben tenerse en cuenta cuando los niños llegan al restaurante. Hay que tener en cuenta, lo primero, que sus plazos para comer son diferentes a los de los adultos.

Partiendo de esa base hay que tener en cuenta que los primero que se debe servir es el menú para los niños.

5-. Flexibilidad. Es importante que, en la formación del personal, se tenga en cuenta la flexibilidad como un elemento fundamental. Muchas familias prefieren llevar la comida de esos niños desde casa. Los motivos son variados, pero es fundamental facilitarles lo necesario para su bienestar: por ejemplo, que puedan calentar el biberón o cualquier otro plato especial para los niños. También permitirles llevar fruta propia.

Además, en la sociedad se busca la normalización del momento en el que una madre amamanta a su hijo. El restaurante debe estar a la altura en este sentido: permitir y facilitar que las madres puedan amamantar a sus hijos y, en el caso de que así lo soliciten, tener previsto un lugar en el que puedan hacerlo con tranquilidad.

6-. Actividades. Son muchos los locales que ofrecen actividades circenses, conciertos, pequeñas representaciones teatrales para divertir a los niños en sus restaurantes. Un ejemplo podría ser el  de unos talleres los fines de semana a mediodía. Mientras los padres comen en el restaurante, los niños cocinan y comen con monitores.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: