¿Tratas como se merece al jamón en tu negocio?

1585
0
Compartir:

%home%

Aprovecho estas líneas para seguir reflexionando sobre cómo van cambiando los hábitos de consumo y me sorprende las nuevas culturas de consumo que van apareciendo: la cultura del  vino, del café, de los frankfurts, de los montaditos, etc.

Y en la actualidad también es sorprendente el éxito de las diferentes ofertas en el consumo del jamón que ofrecen locales con oferta exclusiva de este producto y en emplazamientos urbanos interesantes, incluso en los grandes centros comerciales. Digo que me sorprende porque se trata de un producto que en Casa Alfonso ha sido desde 1934 el buque insignia de nuestra oferta. Es producto estrella desde sus inicios, el sello de referencia de nuestro establecimiento. Ahora se está ofreciendo al mercado en estos establecimientos, en diferentes formatos, en bocadillos, en platos tipo tapa, como complemento de otros platos, en tacos e incluso en cucuruchos de papel, como si fuesen castañas, con todo el respeto a las mismas.

Pero recordemos que tanto la calidad del jamón, como el corte resultan fundamentales a la hora de degustar un buen jamón por ello y no deberíamos olvidar una serie de conceptos que deben tenerse presente en la oferta de este magnífico producto y que  me permito enumerar:

1-. No todo lo que se vende como jamón ibérico es ibérico: El jamón ibérico es el que se cría en la dehesa. Jamás un cerdo que se ha criado entre rejillas puede ser denominado ibérico. Hay que informarse bien.

2-. Cortar el jamón: No cortarlo nunca frío. El jamón se tiene que cortar después de dejarlo fuera de la cadena de frio durante un tiempo. Las lonchas se tienen que pegar entre ellas. Pero, si no se sabe cortar bien (ojo, es un arte) a cuchillo, mejor el corte a máquina.

3-.  Un producto de lujo: Junto al caviar salvaje iraní y la trufa blanca de Alba, el jamón ibérico es uno de los productos más queridos por los mejores chef del mundo. Pero a diferencia de los otros… el jamón es un lujo que te puedes permitir.

4-. El mejor maridaje: a gusto de cada cual. Unos dicen que con champán, otros dicen que mejor siempre con vino. Yo pienso que el jamón va bien con todo, con cerveza fría en verano, es decir, consumir la bebida que más nos apetezca.

5-. Comer pocos minutos después de cortarse: hay una norma clara, cuanto mejor es el jamón, más tiempo puede demorarse en ser comido. Pero lo cierto es que una vez se corta comienza la oxidación natural y se considera que a los 10-15 minutos alcanza su punto óptimo.

6-. Servir en plató blanco: puede parecer una cuestión menor pero ni mucho menos lo es. En el plató blanco se acentúan mejor los colores y evita que el jamón se pegue.

En estas sencillas instrucciones básicas está la diferencia que nos permitirá disfrutar mejor de este magnífico manjar, como resumen de todo lo que se puede decir y opinar del jamón y me satisface poder afirmar que en Casa Alfonso  procuramos seguir estas instrucciones, para que nuestros amigos/clientes nos sigan visitando y podamos gozar de su agradable compañía.

Alfonso García

Gerente y propietario de Casa Alfonso

Deja un comentario

comentarios

Compartir: