¿Está tu restaurante preparado para el verano? 

62
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

El verano es sinónimo de viajes, de reuniones con la familia y los amigos y de días donde el calor aprieta. Esta época puede ser un excelente momento para introducir en tu restaurante algún cambio que lo haga más atractivo, refrescante y apetitoso para tu cliente. 

Y es que el verano suele presentarse como uno de los momentos de mayor rentabilidad de los negocios hosteleros. Pero, para ello, hay que saber gestionar y optimizar todos los recursos con los que contamos. Recuerda que en esta época, con las altas temperaturas, las necesidades de los comensales son muy distintas a las de en otros momentos del año. 

Triunfa este verano con tu restaurante 

¿Cómo puedo ocupar todas las mesas de mi local en verano? Seguramente sea una pregunta recurrente que a más de uno le ronde la cabeza a estas alturas del año. El éxito en esta temporada viene precedido por nuevas acciones en el restaurante que le den un toque distinto al que estamos acostumbrados a ver. 

Por ejemplo, en verano la gente no va a querer comer platos pesados, engorrosos y calientes. Es el momento perfecto para refrescar la carta y apostar por nuevos productos más actuales y ligeros. Las ensaladas, los gazpachos o el salmorejo, la limonada, las tapas, los smothies, las frutas de temporada, el tartar o los helados son algunos de los protagonistas de los menús en verano. 

Presta especial atención a la climatización del local. Los clientes notan (y detestan) los cambios bruscos de temperatura entre el interior de un restaurante y la calle. El objetivo fundamental es que el local no esté ni muy frio, ni muy caliente. También es importante buscar soluciones energéticas que sean lo más eficientes, sostenibles y respetuosas con el planeta. 

En verano es importante apostar por productos frescos, refrescantes y de temporada.

En verano las plantillas de trabajadores de los restaurantes suelen ampliarse ya que la demanda y el consumo son mayores. Antes de lanzarse a la aventura y contratar a nuevo personal es fundamental formarle y explicarle todo lo que tiene que saber acerca de la actividad del restaurante. Asimismo hay que ofrecerle unas condiciones laborables justas con una flexibilidad laboral que permita conciliar la vida familiar de la profesional. 

No hay que olvidarse de que el lugar preferido de los clientes en verano son las terrazas. Tras un invierno oscuro y apagado la gente está deseando reunirse en un lugar al aire libre. Por esta razón, ha llegado el momento de revitalizar este espacio con una decoración alegre, llamativa y vistosa. Presta especial atención al mobiliario, la iluminación, los parasoles o la vegetación natural.

¿Y si te animas a hacer un evento en tu restaurante? 

Otro activo de esta época puede ser organizar algún evento o fiesta en tu local. A lo largo de toda la geografía española, el verano se convierte en el momento perfecto para salir a la calle a celebrar las tradiciones. Aprovecha la circunstancia y viste de fiesta tu local ya que esto atraerá clientes. Por otro lado, puedes celebrar algún evento propio como una fiesta temática o un concierto. 

Las promociones pueden ayudarte a fidelizar al cliente. En las horas más bajas de consumo puedes, por ejemplo, aplicar descuentos en tu carta, ofrecer un 2 x 1 en algún producto o servir un café gratis. Esto seguro que hace que el usuario vuelva. 

Por último, no te olvides de las redes sociales ya que aportan mayor visibilidad al negocio. Difunde y comunica todo lo que tu restaurante está haciendo subiendo alguna fotos del espacio o de algún plato para llamar la atención. Además, no pases por alto las críticas constructivas. Seguro que te ayudan a mejorar. 

Deja un comentario

comentarios

Compartir: