El ambiente de un restaurante marca la diferencia 

48
0
Compartir:

Adrián Fernández / Madrid 

Llegas a un restaurante y escuchas un hilo musical a un volumen excesivamente alto. ¿Te quedarías a comer? Probablemente no. El ambiente de un restaurante es una variable a tener muy en cuenta que influye en la experiencia que tiene el cliente en un local. El mobiliario, la música, los olores o incluso la ubicación de las mesas también afectan a la satisfacción final del usuario y forman parte de esos elementos que marcan la decisión final de volver o no volver al restaurante. 

Pero ¿cuáles son las claves para generar una mayor confortabilidad en el negocio? De ello se habló en la mesa ‘El ambiente del local. Claves en la confortabilidad del espacio’ en Hostelco. Rodrigo Domínguez-Sáez, director de Barra de ideas, moderó esta mesa y estuvo acompañado de Natali Canas del Pozo, Socia Co-fundadora y Directora Creativa de El Equipo Creativo, y Jordi Carreras Muria, curador musical y DJ en Real Brand Music. 

Ambiente sonoro: factor clave de un restaurante 

La comida estaba deliciosa, el servicio era impecable, la decoración era muy bonita pero la música estaba muy alta y me produjo dolor de cabeza. Es una situación que puede darse en cualquier restaurante si no se presta atención al ambiente sonoro. 

“La música forma parte de la identidad de un restaurante” 
Jordi Carreras Muria, curador musical y DJ en Real Brand Music

Aspectos como un hilo musical agradable y acorde a los valores del restaurante, un ruido de la cocina lo menos molesta posible o una acústica que permita un excelente confort sonoro marcan la diferencia. “Incluso la forma del local hace que el sonido sea mejor o peor” apuntaba Natali Canas del Pozo. Sin embargo, la música, en muchos casos, ha sido la gran olvidada de los hosteleros. Aunque, tal y como manifestó Jordi Carreras, “la música es sensibilidad y acompaña de manera muy significativa al cliente”. 

En este sentido, Jordí explicó que hay que diferenciar entre la insonorización y el acondicionamiento musical. El primero de ellos trata de que el ruido no salga del local y no moleste al entorno. El segundo, el del acondicionamiento musical,  lo que busca es reducir el ruido en el interior y conseguir una excelente experiencia sonora. “Está comprobado que conforme sube el volumen de la música sube el volumen de los comensales” aseguraba Jordi en Hostelco. 

Incluso varios estudios apuntan a que, al hablar de música, la de tempo más lento ayuda a los clientes a relajarse, mientras que los tempos más rápidos incitan a las rotaciones más rápidas.  Por ejemplo Jordi explicó a los asistentes que, un estudio realizado por el psicólogo Milliman, demostró que el ritmo influía y marcaba el comportamiento de los clientes. Este psicólogo usó la música lenta y la música rápida para comprobar el tiempo que les llevaba a los clientes a moverse por la superficie de un supermercado. Los resultados mostraban que con una música más lenta, los clientes iban más despacio. Sin embargo, los clientes actuaban de forma más rápida con una música más alegre. 

Otras variables a tener en cuenta 

No solo el ambiente sonoro es importante en un restaurante. El diseño, los propios materiales del local o la luz son puntos críticos en la experiencia del usuario y pueden mejorar (o empeorar) la percepción y reputación del local. Como explicaba Natali Canas del Pozo, lo más importante es hacer que todos estén alineados por que “cuando todos funcionan no piensas en ninguno”. 

“Hay que entender cual es el alma del restaurante”
Natali Canas del Pozo, Socia Co-fundadora y Directora Creativa de El Equipo Creativo

Sin ir más mucho más lejos, la iluminación juega un importante papel para crear una atmósfera placentera. Con una iluminación incorrecta, posiblemente se anularán otros elementos, como los colores y el espacio. O el diseño de interiores, que son la carta de presentación antes de que el comensal se siente a la mesa a comer. Sin olvidarse de los colores, que deben de ser los más acordes posibles a los valores de la marca del restaurante. 

En definitiva, todos los aspectos descritos anteriormente afectan a nuestro cliente. Por ello hay que conseguir que todos ellos trabajen en armonia y coordinados para que el comensal viva una experiencia única y repita.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: