Restauración sostenible para ahorrar en el restaurante

1738
0
Compartir:

%home%

E. Martínez | Madrid

La eficiencia energética se ha convertido en más que una moda para el mundo de la hostelería. Un propósito no tan a largo plazo que, después del Plan de sostenibilidad ambiental presentado por diferentes asociaciones, está generando grandes impulsos y cambios en el sector. Cada vez con más frecuencia se apuesta por el nuevo modelo de restauración que fomenta la sostenibilidad con el fin de lograr una reducción del consumo de energía, asegurar el abastecimiento y proteger el medio ambiente. ¿Tu restaurante aún no es sostenible? No lo dudes y súmate a la iniciativa.

Eficiencia y ahorro se han convertido en los nuevos ingredientes de todas las cocinas. En la actualidad, el gasto de energía representa uno de los aspectos más relevantes en los costes de la hostelería, y los restaurantes ya van tomando cartas en el asunto. Primero, haciéndose conscientes del gran gasto energético que sus negocios tienen (situado éste tan sólo por detrás de los gastos de personal); y, en segunda medida, apelando por un modelo más sostenible que ayude a reducir la sobreexplotación de recursos naturales; los gases efecto invernadero; las relaciones comerciales injustas; y la disminución de la biodiversidad. Y lo que es más importante aún para algunos, reducir los gastos del restaurante.

A esto es a lo que apela el ya conocido Plan para la sostenibilidad ambiental y eficiencia energética en la hostelería española. Sus objetivos: impulsar la modernización, el ahorro y la eficacia de la maquinaria y equipamiento, con el fin de implantar de forma oficial un nuevo modelo de restauración. En definitiva, y como propone la directora de la Asociación Restaurantes Sostenibles, Isabel Coderch, “un modelo ambiental y socialmente respetuoso sin renunciar al beneficio económico”. Lo cual, afirma, aporta valor añadido al negocio, hace que éste sea más económico, y adelantarse ya desde el primer momento a las normativas que dentro de poco vendrán. Porque Europa ya está convencida del cambio.

Un nuevo hábito de trabajo con el que se podría ahorrar en torno a un 15% de la energía que se consume. En la actualidad, los consumos de energía en hostelería se distribuyen de tal forma que el 32% lo genera la climatización; el 28%, las cocinas; el 25%, el agua caliente sanitaria; y el último 15%, la iluminación. Datos reveladores de la necesidad de cambiar a un modelo donde la gestión de los recursos sea más eficaz y donde la renovación de maquinaria, los sistemas de climatización e implementación de tecnologías más eficientes, se torna interesante. Con estas nuevas técnicas se lograría un ahorro en el consumo, en el gasto energético y en el impacto ambiental.

En total, como determina Isabel Coderch, “más del 20% de la energía que se paga en el restaurante se despilfarra”. Por ello, nunca será tarde replantearse este hecho, hacer cuentas y propulsar el cambio. Las primeras fases para reducirlo: realizar una auditoría del consumo; formar al personal sobre los métodos de ahorro; fomentar un consumo racional; cambiar a equipos eficientes; e implantar dispositivos de ahorro y mantenimiento. Asimismo, también habrá que controlar los residuos alimentarios, ya que entre el 4-10% de las compras de los restaurantes acaban en la basura. Esto conlleva un coste económico y ambiental muy importante. Llega el momento de erradicarlo. Súmate a la iniciativa y promueve el cambio en tu negocio hacia una restauración sostenible. Ahorrarás.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!