La restauración se recupera a pesar de la inflación

33
0
Compartir:

El sector del foodservice avanza en España a mejor ritmo que en el resto de vecinos europeos. Según datos que maneja The NPD Group, consiguió recuperar en mayo el 99% del negocio previo a la pandemia, a pesar del contexto inflacionista y sus efectos sobre el consumo doméstico.

Sin embargo, la sensibilidad al precio se ha incrementado en el sector: seis de cada diez españoles (61%) afirman que la búsqueda de precios asequibles determina en cierto modo su elección del establecimiento para comer fuera de casa. Esto supone cuatro puntos más que el año pasado y 20 puntos más que a mediados de 2020.

“En cualquier caso, hoy el consumidor no percibe que la subida de precios sea especialmente fuerte en el mercado de foodservice. Estamos viendo en España una situación excepcional entre los países europeos: en nuestro país, el mayor diferencial entre el IPC de retail y de horeca -dos puntos inferior en el segundo caso- es clave en la percepción final de los españoles y la mejor recuperación del sector”, explica la directora de Foodservice de NPD en España, Edurne Uranga.

Además, según apunta otro estudio elaborado por la consultora Kantar, siete de cada diez consumidores pueden permitirse seguir saliendo a comer fuera. Eso sí, se espera que, con el paso de los meses irán cambiando hábitos de consumo, más ajustados al momento actual.

En concreto, cuatro de cada diez españoles han hecho o harán cambios en su economía doméstica para reducir gastos mientras que una tercera parte tiene pensado modificar comportamientos que impliquen un respiro para la cartera, como, por ejemplo, hacer menos kilómetros con el coche y ahorrar en el gasto en gasolineras.

Aún hay espacio para crecer

Tras las restricciones sufridas para hacer frente a la COVID-19, los españoles han vuelto con ganas a comer y beber fuera de casa y, de hecho, “ir al restaurante” es una de las actividades de ocio con mayor recuperación. Aun así, el mercado de foodservice todavía tiene espacio para seguir creciendo, puesto que uno de cada tres consumidores (35,6%) siente que aún no ha recuperado su frecuencia de consumo prepandemia.

Según los datos de NPD, las comidas principales “sociales” -comer o cenar con amigos o con la familia y durante el fin de semana- son las ocasiones con mejores perspectivas de crecimiento en el corto plazo. En cambio, las ocasiones informales -tomar unas copas de noche; tomar algo al salir al cine o al teatro; el afterwork; comer o tomar algo estando de compras y las comidas y cenas entre semana- presentan mayor riesgo de verse afectadas en caso de necesitar un ajuste del gasto total.

Entre las palancas de crecimiento futuro del sector, Edurne Uranga ha señalado la omnicanalidad, impulsada por los hábitos de consumo adquiridos durante la crisis sanitaria, que ha elevado el peso del takeaway y del delivery hasta el 26% y el 8,6%, respectivamente; así como la sostenibilidad y el bienestar, cada vez más valorados por los consumidores.

Compartir: