‘La nutrición y la cocina deben ir parejas’: Ana Bellón, Médico Nutricionista

7515
16
Compartir:

%banner%

%home%

En BdI seguimos buscando la opinión de los expertos para analizar la restauración desde todos los puntos de vista. Esta semana lo hacemos desde la nutrición. Y para ello, aprovechamos la membresía de la doctora Ana Bellón, Directora Médica del Centro Médico Bellón, al jurado del concurso gastronómico de la Comunidad de Madrid.

Su opinión es muy crítica, “los restaurantes no tienen en cuenta a las personas enfermas o con patologías (hipertensión, colesterol, obesidad…) se cuida mucho la presentación de los platos y la elaboración, pero cada vez hay en España más gente con problemas y no pueden  comer de todo”.

Pero no se queda ahí, ya que sugiere “tener una carta accesoria de platos especiales para diferentes patologías, y ganarían tanto los hosteleros como los pacientes”.

La nutrición y la cocina deben ir parejas, muchas veces van las dos por separado. Los cocineros saben cocinar muy bien pero no tienen nociones de nutrición, y sin embargo los nutricionistas sabemos de alimentación pero no sabemos maridar bien las cosas”.

Así que, tener en un restaurante las dos cosas le parece una idea excelente, aunque reconoce que, puede requerir de una mayor infraestructura, pero a la larga, piensa que, se amortiza porque cualquier persona con cualquier problema sabe que puede ir a ese restaurante con la seguridad de que va a encontrar un plato diseñado para él.

La nutrición ocupa cada vez un papel más importante, porque cada vez hay más cultura, los padres se ocupan más…pero a la hora de llevarlo a la práctica, sobre todo desde que la mujer se ha incorporado a la vida laboral, no tenemos tiempo y vamos con más prisa”.

Todo lo que suponga mayor conocimiento de lo que estás comiendo y aportando a tu organismo es beneficioso, luego cada uno elige lo que come pero cuanta más información tengamos más correctas serán nuestras decisiones”.

El mejor marketing para un restaurante de este tipo, dice Ana, consistiría precisamente en eso, en indicar en la carta los platos que son aptos para qué pacientes”. Informar de las calorías y de otros ingredientes que tienen los alimentos, se podría considerar como un valor añadido.

Existen tópicos como que la fruta no se puede comer después de la comida o que el azúcar engorda, que no son del todo ciertos. Lo único cierto es que nada es bueno en exceso y que si estuviéramos suficientemente informados nos beneficiaríamos todos”.

¿Alguien copia la idea?

Deja un comentario

comentarios

Compartir: