¿Has olvidado el pan en tus menús?

978
0
Compartir:

%banner%

%home%

C.Estévez | Barcelona

Con la crisis muchos restaurantes se han visto obligados a rentabilizar su oferta gastronómica a través de diversas fórmulas. Una de ellas ha sido la de eliminar el pan dentro de su menú diario de primer y segundo plato, café y postre. Especialmente en las grandes capitales no es raro encontrar bares y restaurantes que para optimizar la rentabilidad de sus menús diarios han optado por obviar el pan que acompañaba a los platos sin disminuir el Precio de venta al público (PVP) ofreciéndolo solamente cuando el comensal lo solicita expresamente.

Con el objetivo de concienciar de la importancia del pan en la dieta habitual tanto dentro como fuera de casa, acaba de lanzarse la campaña “Pan cada día”. Tal y como afirma el representante de esta iniciativa Felipe Ruano, presidente de ASEMAC, Asociación española de la industria de panadería, bollería y pastelería, “es necesario que los restaurantes que han eliminado el pan de sus menús diarios, vuelvan a incorporarlo por lo que aporta a nuestra alimentación y porque es un producto que se paga dentro de lo que es el precio unitario de cada menú”. Además la citada campaña, anima a los consumidores a que cuando el camarero de un restaurante no les ofrezca pan con el menú del día, se lo exijan.

¿Das al pan la importancia que se merece en tu restaurante?

Al igual que ocurre con el café o incluso con el agua, un sabroso pan acompañando a tus platos es un detalle que puede ayudar a ganarte la confianza de tus clientes dejando en ellos un buen recuerdo de la calidad de tu servicio y cocina. Incluso si el pan que ofreces es de muy buena calidad, tus platos verán reforzados su sabor y calidad nutricional. Según recuerda dentro del marco de esta campaña el Ministerio de agricultura, alimentación y medio ambiente, “el pan es un pilar básico en la alimentación de tus clientes al aportarle hidratos de carbono, vitaminas del grupo B, fibra dietética, minerales y proteínas”.

Se calcula que el 20% del pan que se consume en nuestro país se realiza en establecimientos de restauración y hostería. ¿Por qué entonces no distinguirte de la competencia ofreciendo un pan de la mayor calidad maridado con tus platos? Para ello recuerda por ejemplo que el pan de payés es ideal para arroces, los panes blancos con miga van con salsas o bocadillos, los crujientes blancos o picos junto a los ibéricos, los llamados “negros” para el salmón o ahumados… Y sobre todo no te olvides de disponer de pan sin sal y pan apto para celíacos. En definitiva… ya lo dice el refrán “En la casa donde no hay pan, pocas cosas dan…”

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!