El cliente NO siempre tiene la razón

14
0
Compartir:

Autor: @SoyCamarero (Jesús Soriano) TwitterInstagramFacebook

Aquí estamos un día más con las anécdotas y curiosidades más locas que nos pasa a los camareros y las camareras. Hoy, la historia va de hojas de reclamaciones. Un clásico que no pasa de moda. Por favor, no dejéis de contarnos más historias.

¿Uniformes?, ¿qué uniformes?

Uno de nuestros compis y seguidor llamado Juan, nos comenta una historia de un día en el que casi le cae una hoja de reclamación, pero esta vez hasta los mismos clientes se dieron cuenta del ridículo motivo. Su problema, en esta ocasión, era que los uniformes de los camareros no parecían uniformes de camareros y no sabían a quién pedir la comida. Mejorable, sí. ¿pero es para poner una hoja de reclamaciones?

Las hojas de reclamaciones, mejor de dos en dos.

Un par de hojas, a cada cual más absurda que le pusieron a una compi llamada MKO3 en insta. “Me pusieron una porque no quedaban mesas libres en el local y no querían consumir en barra y la otra porque les preparé la infusión con agua caliente y ellos la querían con agua fría”. Hay que ser tiquismiquis.

La curva del autoking

A María le pusieron una hoja de reclamaciones por motivos viales (que no vitales).  “Querían ponerme una reclamación porque la curva del autoking era muy estrecha e iba a rozar su coche con el muro. Les dije que la pusieran si querían, pero que la curva no la iban a cambiar”. Parece obvio.

“Cosas de la noche”

Las noches siempre nos traen anécdotas graciosas. Esta es tope gama. Lorena, una compi que trabaja en una discoteca nos cuenta lo siguiente: “En una discoteca, una clienta quería poner una queja porque eran las 7 de la mañana, estábamos cerrando y ella no había ligado en toda la noche”. Qué mal perder tienen algunas.

El matamoscas

A nuestro compi Xavi lo querían de matamoscas humano, el cliente se quejó de que había moscas rondando por su mesa y le pidió que fuera a matarlas. Xavi les ofreció cambiar de mesa como alternativa y solución, pero como no quiso ser su matamoscas humano, le pidieron una hoja de reclamaciones.

 

Ya sabéis, si vais a bares y restaurantes no hagáis el ridículo pidiendo hojas de reclamaciones por motivos absurdos.

El cliente NO siempre tiene la razón.

 

Los 5 mejores “tierra trágame” tras la barra del bar

Compartir: