10 puntos básicos para atraer ‘foodies’

1458
0
Compartir:
%home%

Alexandra Sumasi| Madrid

1 de marzo 2013

Los meses pasan y la crisis no escampa. Te estrujas el cerebro en pensar distintas fórmulas para que tu restaurante funcione pero ninguna acaba de cuajar. ¿Has pensado focalizar tus esfuerzos en atraer a foodies? Pero vayamos por partes. Lo primero: ¿sabes qué es un foodie? Aunque la palabra nos suene muy moderna en España, lo cierto es que el término se acuñó en los años 80 del pasado siglo en los países de habla inglesa para definir a un cierto público interesado en las cosas del comer y del beber. Y a estas alturas del artículo es donde piensas: ‘Ah, un gourmet’. ¡Pues no! Aunque ambos comparten el gusto por la gastronomía, al foodie le encanta el chollo, le encanta que le cuenten lo que hay detrás de cada plato, y le fascina estar al tanto de tendencias gastronómicas y no quedarse nunca atrás.

[pullquote]El foodie es a la gastronomía lo que un fashion victim a la moda[/pullquote]

Dicho esto, toma nota de los diez puntos clave que deberías cumplir para llenar tu restaurante de foodies satisfechos que te adorarán hasta la muerte.

1. Ten algún plato muy original. Los foodies no escatiman en gastos si es por algo diferente, por probar un plato que únicamente se sirve en tu restaurante. Piensa que son una suerte de food victims.

2. Ofrece buen producto a buen precio. Cuando se trata de comer buen producto, no gastará una fortuna en él. Prefiere ir a restaurantes con una calidad medianamente alta que guarde una buena relación con el precio.

3. No tienes que ser un chef ultra mediático para gustar a un foodie. Si ofreces cocina de autor en un entorno informal, con precios asequibles y en la onda trendy de los foodies, los tienes ganados.

Si cultivas la autenticidad, aunque estés en el extrarradio, el foodie irá a por ti.

4. Cultiva la autenticidad. Si algo busca un foodie por encima de todo es que hayas encontrado tu sitio. Una buena forma es la especialización, no necesariamente lujosa ni en un lugar muy cotizado. Puedes estar en el extrarradio pero si tienes algún plato bueno, bonito y, además, barato, el foodie irá a ti.

5. Que el cocinero salga a la sala. Al foodie le encanta departir con el cocinero. ¡No lo tengas (o no estés) escondido!

6. ¡No des gato por liebre! El foodie sabe perfectamente cuánto cuestan las cosas. ¿Tienes una carrillera a 16 euros? ¿Un bogavante canadiense a precio de gallego? ¡Ya puedes cambiar el precio! Los foodies saben a la perfección que la carrillera se vende en la casquería y que el canadiense, al cocerlo, coge el mismo color que el nacional.

No solo tú conoces productos buenos, bonitos y baratos. No des gato por liebre, este tipo de cliente conoce muy bien los productos que se venden por ahí.

7. Si tu cocina es sencilla, ¡apuesta por el fast good! También los locos gastrónomos necesitan muchas veces comer rápido, pero rápido no quiere decir malo. Utiliza ingredientes saludables, verdura y frutas orgánicas, productos de proximidad…

8. Añade un toque exótico en tus platos. Si es un producto de importación, ¡mucho mejor! Si añades productos como Jang (que hace furor entre la alta gastronomía) conseguirás, además, amplificar el sabor natural de los alimentos.

9. Cuida la carta de vinos. Ten vinos diferentes -que se note que hay una cuidada labor de búsqueda detrás-, con precios razonables tanto por copas como por botella, y ten un servicio de descorche que no sea a precio desorbitado. Incrementar el precio del vino en un 200 o 300 por ciento no te beneficia en nada (el foodie no es tonto, sabe aproximadamente el precio de los vinos) y cobrar un descorche a 8 euros, ¿qué crees que puede aportar?

10. Si tienes cócteles, ¡qué sean buenos! No te subas a la moda del after work si vas a ofrecer cualquier cosa. A los foodies les encanta en destilados el rollito premium y antes preferirán tomar un buen cóctel que dos combinados de alcohol peleón.


Deja un comentario

comentarios

Compartir:

0 comments

  1. ELOISA GONZÁLEZ 4 abril, 2013 at 12:55 Reply

    Me podeis decir dónde estan esos restaurantes para foodies? me he dado cuenta de que soy foodie, porque a penas conozco alguno, y el que conozco se dispara de precio…de forma espectacular…lo de estrujarse la cabeza en general…si, es para poder hacer el escandayo, y ver como en muchas ocasiuones se le puede dar al cliente gato por liebre, con el máximo margen…yo a puesto por la calidad…con precio justo…pero la crisis está dentro del sector restauración,(a parte de la evidentemente económica) en muchos casos…es crisis profesional, y esa no nos reporta nada. Hay que adecuarse a la crisis, pero a la vez ser profesional. No lo digo por los cocineros, son los que menos culpa tienen…seguro que la mayoría me entiende.

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!