10 consejos para reducir el nivel de ruido en tu restaurante

9836
1
Compartir:

Redacción

Especialmente en nuestro país, bares y restaurantes suelen recibir a menudo quejas por el nivel acústico en los locales. El ruido generado por los propios clientes, por el que crean los camareros durante el servicio, la música a veces no tan de fondo, los sonidos procedentes de la calle o de la cocina…llega a producir una sensación muy desagradable para muchos clientes. Una molestia que incluso puede llegar a rebajar la percepción de la calidad de los platos de tu restaurante. Si en tu negocio el nivel sonoro sobrepasa los 80-90 db es momento de poner en práctica estos 10 consejos si nos quieres comprobar cómo los clientes te abandonan por establecimientos mucho más relajantes y acogedores.

-Diseña un falso techo con capacidad para absorber el sonido. Los expertos podrán ofrecerte el más adecuado entre una amplia opción de materiales y acabados.

 

 

-Opta por textiles que absorban el ruido y que se integren bien en la decoración general del local. Determinados tejidos reducen la reverberación y contribuyen a crear espacios acústicamente confortables. Elige cortinas y manteles de tipo grueso, te ayudarán a reducir el ruido.

 

-Instala ventanas aislantes del ruido exterior o puertas dobles, no permitas que el ruido de la calle entorpezca la conversación de los clientes. En tu terraza coloca grandes macetas que no solo harán más bonito este espacio exterior sino que además reducirán un poco el sonido inevitable exterior.

 
-Controla el ruido que genera la maquinaria dentro de la sala como los aparatos de aire acondicionado, las máquinas de café, de zumos, neveras… Coloca tapas de goma en las patas de las sillas.

 

 

-Recuerda siempre que si decides programar música de fondo, ésta ha de ser de un nivel muy bajo, siempre puedes subirla en momentos determinados del día. Y recuerda, la música que te gusta a ti, no tiene que ser la que prefieren tus clientes…

 

-Distribuye bien las áreas de tu restaurante. Deja el mayor espacio posible entre la entrada y el comedor, entre las mesas y el baño o la cocina. Organiza bien el paso de los camareros entre las mesas mientras transportan los platos.

 

-Forma a tu personal en consejos para reducir el ruido general del local, explícales que hay que evitar el arrastre de sillas, los golpes innecesarios con los utensilios de cocina, las conversaciones entre ellos, etc.

 

 
-Si cuentas con un televisor, no lo coloques en el comedor central, ubícalo en un lugar que quede alejado del mayor número posible de mesas o en la barra.

 

 

-En el caso de que tu cocina sea a la vista, inculca a tus cocineros que en todo momento han de mantener conversaciones en voz baja y evitar los golpes al abrir y cerrar neveras y en general en las operaciones necesarias para la elaboración de los platos.

 

-No coloques las mesas muy cerca entre ellas, no hay nada más molesto e incómodo para un cliente que tener que subir el volumen de la conversación para no tener que escuchar qué dicen los vecinos de mesa. Un buen consejo consiste en instalar pantallas entre las mesas.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

1 comentario

  1. Raúl Parra 12 agosto, 2015 at 10:41 Reply

    Buenos días,
    Tan cierto es que el ruido es un gran problema en los bares, restaurantes y cafeterías que en portales como Tripadvisor, las quejas por ruido son una de las principales molestias de los clients.

    Y el ruido en un restaurante no afecta solo al confort y la habitabilidad. Sino que también nos afecta a la percepción de sabores y texturas. Esto, que quizás nos suene extraño, e incluso exagerado, es bien cierto. Y muestra de ello son las investigaciones que empresas aeronáuticas como Boeing, han realizado para estudiar el por que la gente se queja continuamente de los menús ofrecidos en los aviones, cuando en ocasiones son de calidad, e incluso diseñados por prestigiosos chefs. Pues bien, se dieron cuenta que el origen de las quejas sobre el sabor, textura… De los alimentos se basaba en que durante todo el vuelo los pasajeros están somotidos a un elevado nivel de ruido (el de los motores), que aunque parece que no nos moleste, este nos afecta, y nos hace cambiar la sensibilidad y percepcion de sabores, aromas, texturas…

    Resumiendo un poco, un restaurante muy ruidoso, puede hacernos perder clientela ya que esta cuando salga de nuestro local tendrá la cabeza “embotada” y además no habrá disfrutado de la comida por muy exquisita que esta sea.

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres un análisis completo de la web de tu restaurante?

Dinos cuál es y te enviamos un análisis completo a tu correo

¡Quiero un análisis de mi web!