“Si quieres marcar la diferencia necesitas sentir casi de forma espiritual la profesión”

1076
0
Compartir:

%home%

E. Martínez | Madrid

El sector de la hostelería siempre ha estado referenciado a la mujer. De hecho, ésta siempre ha jugado un papel clave en su crecimiento y desarrollo, ya que es el único de los grandes sectores de la economía española en el que hay más mujeres que hombres. Según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) referidos al 2013, concretamente el 53%. Sin embargo, de trabajar a lograr el éxito hay un gran paso. El ejemplo: el número de chefs hombres reconocidos en contraposición al de mujeres. Por eso, nos preguntamos, ¿la unión “hostelería” y “mujer” derivan realmente en éxito asegurado?

Entrevistamos a María Marte, chef recién galardonada con la Estrella de la Comunidad de Madrid, poseedora de dos estrellas Michelin. Con ella hablamos de cómo es el caso de éxito de la mujer en un sector monopolizado por el hombre. Ella, que entró en el madrileño Club Allard para fregar platos, ahora se encuentra al frente de la cocina con varios reconocimientos a sus espaldas. Nos lo cuenta.

Lo primero de todo, enhorabuena por el reconocimiento que el pasado Día de la mujer le otorgó la Comunidad de Madrid. Una Estrella que brilla como su reconocimiento. ¿Cómo se siente después de recibirlo? ¿Qué puede significar para una mujer, hoy en día, conseguirlo?
Me siento realmente feliz. Esta estrella significa mucho para mí porque es un símbolo del compromiso y la dedicación de todas las mujeres. Valores fundamentales para triunfar en la vida que nos identifican a todas nosotras.

Éste ha sido un gran premio pero usted ya ha sido reconocida previamente en un sector monopolizado por el género masculino. ¿Qué queda por impulsar para que la mujer gane visibilidad?
Es un sector difícil por los horarios que tenemos pero yo animo a todas las mujeres a luchar para conseguir su sueño.

¿Es sólo cuestión de “esfuerzo y dedicación” o entran en colación más aspectos?
Para triunfar necesitas pasión y fuerza interior para que te impulse a crear y a trabajar con un cierto fin de trascendencia. Es mucho decir, pero si quieres realmente marcar la diferencia, ser vanguardia, necesitas sentir casi de forma espiritual esta profesión.

Para usted, ¿es complicado que una mujer llegue a alcanzar la reputación que en la actualidad tienen los grandes chefs masculinos?
Es complicado el camino hasta llegar a la meta. Es una maratón de 360 días al año y 12 horas al día, pero una vez llegas a la meta eres siempre muy bien recibida, acogida y respetada por todos. La reputación es consecuencia directa de la aportación de cada uno. Lo realmente difícil es conseguir llegar a la meta y recibir el premio. Yo he sentido una buenísima acogida por todos, pero luego.

Siendo éste un sector tan arraigadamente vinculado a la cocina, y ésta una labor asociada (erróneamente) a la mujer, ¿por qué cree que han sido los hombres los que más han destacado? ¿A qué puede deberse?
Se puede deber a que nosotras siempre intentamos conciliar la familia con las horas que exige la cocina y en este mundo eso es casi imposible. Yo lo consigo porque tengo mi casa a dos minutos del restaurante. Aún así, la conciliación es complicada.

En el caso de la mujer chef, ¿cómo trabajar para sobresalir y conseguir dos estrellas Michelin?
Tener mucha vocación, sacrificio y una actitud muy positiva para aprovechar las buenas oportunidades que te presenta la vida. La pasión por la cocina, el coraje y mi tenacidad apoyada por un gran equipo tanto en la cocina como en la dirección de El Club Allard ha sido lo que me ha llevado a conseguir dos Estrellas Michelin.

En su opinión, ¿cree que hay rasgos propios de las mujeres que pueden hacer más efectivo el trabajo y la profesión gastronómica?
En general, las mujeres en la cocina somos delicadas, comprometidas, estéticas y pacientes. Cualidades muy importantes para ser una buena cocinera.

Usted es una figura reseñable en este mérito de la mujer trabajadora. Por último, ¿qué mensaje lanza al resto de mujeres que quieren lograr la notoriedad que merecen? ¿Cree que dentro de muy poco hablar de desigualdad será una utopía?
Mi mensaje: que no se dejen vencer y luchen por sus sueños. Es cierto, la vida no es fácil si quieres llegar lejos, pero si lo tienes claro el sacrificio merece la pena. Insisto que el problema de desigualdad, que viene marcado por la exigencia de los horarios, no lo podemos cambiar. Pero estoy convencida que en este siglo XXI tendremos un gran número de mujeres chef disfrutando de esta maravillosa profesión.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!