El Cliente Opina: Juncal Cámara

1119
0
Compartir:

%home%

Social Media y Consultora de Marketing digital en un estudio freelance, Juncal Cámara ha colaborado en diversos proyectos relacionados con la gastronomía y restauración (http://www.021bcn.es). Para Juncal, además de, en una correcta relación calidad-precio, el éxito de un restaurante se basa en una buena atención al cliente y una propuesta gastronómica interesante.

¿Cuántos días a la semana comes fuera de casa?

Normalmente uno. Por mí iría mucho más, pero bueno, la economía manda.

¿Qué tres factores son los determinantes a la hora de repetir una visita a un restaurante?

Para mí lo más importante es la calidad-precio seguida de una buena atención y, si puede ser, unas propuestas interesantes de carta y bodega.

¿Tienes un restaurante favorito?

Se llama “El Bocao” y está en la zona de Diagonal Mar en Barcelona. La verdad es que ir hasta allí merece mucho la pena.

¿Qué hizo que se convirtiera en tu restaurante preferido?

Es una auténtica joya. La calidad de los platos, la originalidad,el trato… Hacen propuestas de producto muy bien elaboradas con una calidad-precio espectacular, cuidan mucho los detalles y se nota. Siempre que llevo a gente nueva alucinan.

¿Y un plato o tipo de cocina en general por el que tengas predilección?

Me gusta mucho la cocina india. Los currys me vuelven loca y cualquier guiño de esta gastronomía en un plato me fascina. También tengo que reconocer que las carnes a la brasa me gustan mucho.

Volviendo a los restaurantes en general… ¿Qué hace que no vuelvas a uno?

Que la comida no sea buena es lo principal pero, para mí, un factor muy importante es la atención. Ya puedo comer bien, pero si noto que no me hacen ni caso a propósito o me tratan como si les debiera la vida, probablemente no vuelva. Hay sitios a los que vas y te sientes como ganado. Creo que no es la manera de gestionar un negocio de restauración.

¿Te gusta probar cosas nuevas o prefieres pedir lo que ya sabes que te gusta?

Tengo mis clásicos, como todo el mundo. Pero me gusta remirarme toda la carta para ver si hay algo nuevo que me llama. Cada vez soy más de probar. También me gusta investigar antes de ir al restaurante para ver cuál es el plato estrella.

¿Sigues las “sugerencias del chef” en la carta o las recomendaciones del camarero?

Sinceramente, me gusta escuchar al camarero, que es el que sabe lo que se cuece ese día en la cocina, el que sabe qué producto hay fresco, algún plato fuera de la carta… Las sugerencias del chef muchas veces llevan ahí ni se sabe desde cuándo…

¿Cada cuánto tiempo crees que se deberían renovar las cartas?

Cada cambio de estación. Tienen que aprovechar los productos de temporada y así también le dan un aire fresco a la propuesta.

¿Con qué bebida acompañas la comida?

Depende, pero, si puedo, con vino. Me encanta, sobre todo el tinto. Si los precios se suben a la parra o solo hay cuatro botellas sobadísimas pido cerveza.

¿Prefieres que te dejen el vino en la mesa o que te lo vayan sirviendo?

Pues depende del restaurante pero, en general, prefiero que me lo dejen en la mesa y servírmelo yo. A veces me da apuro estar llamando al camarero para que me sirva más y prefiero tener el control y dejarme de historias.

¿Consideras necesaria la figura del sumiller?

Necesaria no, porque entiendo que no todos los restaurantes se pueden permitir tener uno, que sería lo ideal. Pero, desde luego, creo que es sumamente importante que alguien en el restaurante entienda de vinos, se moleste en elegirlos, ponga unos precios acordes a la comida y enseñe a los camareros qué aconsejar según la ocasión. Cuando veo referencias variadas (varias denominaciones, vinos de la tierra etc.) a buen precio en una carta y me recomiendan bien, me han conquistado. Quizá el beber no es tan importante como el comer, pero creo que puede cambiar mucho la valoración global de la experiencia.

¿Por quién te dejas guiar a la hora de elegir un restaurante?

Por gente que tenga un perfil un poco gourmet, que haya probado unos cuantos sitios con ese tipo de cocina y tenga unos gustos parecidos a los míos. También que tengan algo de visión crítica y vea los detalles de los platos. La gente de “todo estaba rico” a mí no me sirve.

¿Te incomodaría que un restaurante te enviara periódicamente por mail una propuesta atractiva para acudir a su establecimiento?

No, al contrario. Si me convence la oferta siempre puedo elegir ese restaurante en lugar de otro o incluirlo en mis planes de fin de semana.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Descarga la ‘Guía para reducir el desperdicio alimentario’

Consejos prácticos y casos de éxito

Descarga