Cómo hacer rentables los menús de un restaurante

1337
0
Compartir:
foto texto vender mas

%home%

Xanty Elías

En nuestro establecimiento podemos tener diferentes tipos de menús. Menús infantiles, del día, degustación, de eventos, saludables, temáticos, etc. Todos ellos se forman a base de un conjunto de platos que componen una oferta completa a nuestros clientes.

Para que estos menús o alguno de ellos en concreto se conviertan en nuestro mejor caballo ganador deberemos seguir unas pautas sencillas. Verás, con un poco de tiempo que le dediques, tus ventas aumentar y tu rentabilidad crecer.

Comenzamos teniendo en cuenta que un menú, sea del tipo que sea, es un grupo de platos con un precio estipulado previamente, donde el cliente evitará llevarse sorpresas al final en la cuenta, y suele ser más económico que el consumo de la carta directa.

Tendremos en cuenta que estos menús,  al tener un precio final, tienden a compararse más con la competencia con lo que deberemos estar comedidos en las cantidades para evitar perder rentabilidad al ajustar los precios del menú.

Consejos para hacer menús rentables y atractivos

ANALIZA A TU CLIENTE Y LO QUE NECESITA

  • Para saber qué tipo de menú debes hacer, antes debes analizar a tu clientela. No es lo mismo hacer menús para los trabajadores del edificio de oficinas colindante a tu negocio, que a mujeres activas que repiten en tu negocio.
  • Los trabajadores de “cuello azul” (obreros, albañiles, transportistas, etc) suelen ser más sensibles al precio, así como los de “cuello blanco” (ejecutivos, oficinas, profesionales liberales, etc) son más sensibles a la presentación y estética de los platos.
  • Las mujeres trabajadoras, suelen ser más cuidadosas con las Kcal, con lo que tendremos que valorar el aporte calórico del menú, y evitar que sea pesado. Suelen compartir más.

DEFINE EL ESTILO DE TU MENÚ

  • Es fundamental saber los platos que vas a poner en el menú y de qué manera los vas a agrupar.
  • Hacerlo por primeros, segundos, y postres, para un menú sencillo del día.
  • Entradas frías, calientes, primeros, segundos y postres para un menú más ejecutivo
  • Snacks, aperitivos, entrantes fríos, calientes, verduras, arroces, pescados, aves, carnes, prepostre y postre para un degustación por ejemplo
  • Debemos tener en cuenta el peso de las raciones puesto que aumentando el número de platos debemos disminuir los tamaños. Podemos decir que a más platos, hacemos el menú más estrecho y largo.
  • Los precios a los que vayamos a venderlos nos darán norte al tipo de menú que debemos optar.

LA RENTABILIDAD DEL MENÚ ES IMPORTANTISIMA

  • Aquí debemos prestar atención y tiempo puesto que nuestra viabilidad del negocio puede depender de estos números.
  • Saber adaptarse al mercado y los productos de temporada, así como a la estabilidad de precios de tu proveedor de confianza son fundamentales a la hora de elegir cuáles serán los ingredientes y elaboraciones que protagonizarán tu menú.
  • Puede facilitar la elaboración de recetas con un coste concreto (25 por ejemplo) y elegir entre ellos cuales son los que van mejor con tu menú y tipo de cliente. Aquí el escandallo será tu mejor amigo, y tu pareja “LA CALCULADORA”.

SI TU MARCA NO ES DIFERENTE NO VENDE

  • No hagas lo mismo que hacen los demás, diferénciate. Tus clientes van a compararte sí o sí, y es fundamental que te distingas a la hora de hacer las cosas, y no solo por el precio. Calidad y forma de presentar son fundamentales, así como el uso de ingredientes tradicionales combinados con otros de menos asiduidad en el tipo de menú que desarrolles.
  • No hagas siempre el mismo, tu cliente terminará cansándose. Los clientes crecen y evolucionan su gusto con el tiempo. Debes estar continuamente “ojo avizor” para detectar cambios de gusto y consumo.

COMUNICAR TU MENÚ UNA TAREA A VECES OLVIDADA

  • Ha llegado el momento de poner en marcha nuestro menú. Para ello tu cliente debe conocerlo. Tu objetivo será aumentar el número de clientes que te conocen, para que aumente el número de clientes que prueben el menú, para que aumente el cliente que repite, y así aumente el cliente que lo prefiera ante la competencia.
  • Los espacios de promoción y publicidad en tu restaurante o bar deben estar bien situados.
  • La pizarra de tiza común ha pasado a la historia, representa un tiempo anterior. Debes hacerte ver con una imagen limpia, clara e impactante. No vale cualquier cartel. Debe estar en buenas condiciones, muy visible, fáciles de entender y actualizados al momento. Para esto es muy positivo pedir ayuda a empresas de publicidad para que te ayuden a conseguir mayor impacto. Es una inversión rentable.
  • Además puedes hacer uso de diferentes tecnologías para comunicar tu menú, como redes sociales, youtube, mailing, tu web, buzoneo, e incluso web de buscador de restaurantes. Esta forma suele ser muy efectiva ayudada por fotografías de calidad e incluso videos de cómo se preparan los platos.

Al fin  y al cabo tú menú es una de tus principales imágenes y debes cuidarlas y tener en cuenta que el tiempo que emplees en que tus clientes lo conozcan es un tiempo rentable. La venta del mismo será a veces la más rentable y la que seguramente podrá aumentarte los beneficios.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!

¿Quieres un análisis completo de la web de tu restaurante?

Dinos cuál es y te enviamos un análisis completo a tu correo

¡Quiero un análisis de mi web!