Madrid Fusión, mezcla de gastronomía y gestión

978
0
Compartir:

%home%

%banner%

Elena Martínez | Madrid

Después de HOREQ, toca degustar Madrid Fusión. Segundo plato gastronómico en el mes de Febrero, invade esta semana la ciudad madrileña para que hosteleros y cocineros celebren juntos una fiesta de la cocina inigualable. Alimentos e ingredientes para los cinco sentidos, y talleres de gestión y estrategia como novedad en una feria totalmente gastronómica. Los tiempos están cambiando, y la cultura hostelera también. Llega el momento de que los restaurantes se fusionen.

La XIII Cumbre Internacional de Gastronomía, Madrid Fusión, llega con mucho sabor en 2015. Bajo el nombre de “Cocinas Viajeras” y programada para los días 2, 3 y 4 de febrero en el Palacio Municipal de Congresos de Campo de las Naciones de Madrid, cita a hosteleros, restauradores y cocineros a una feria gastronómica que no deja indiferente a nadie. Con una programación amplia y variada, combina la cocina y la gestión de una forma indispensable. Hoy, como dicta la feria, la fusión de estos dos planos de la restauración se convierten en necesarios en todo escenario gastronómico.

Porque entre ponencias sobre cultura culinaria por países o comunidades (La filosofía de Mugaritz por el mundo; Argentina, cocina y mundo; o cocina asturiana); talleres de cocina especializada e innovadora (cocina artística conceptual china; spanish sushi; cocciones emocionales; o food preparing: armonías al límite); y concursos de cocina (concurso de bocadillos de autor; concurso de tapas de diseño; o de cocina creativa), también se dejó espacio para ámbitos propios de la gestión hostelera. Entre ellos, ponencias sobre desarrollo de técnicas aplicadas; gestión del ocio con Whatsred; y audacia, técnica e imaginación; y el premio al diseño e innovación tecnológica.

Jornadas que, junto al nombramiento del Cocinero Revelación 2015, desataron las pasiones de cocineros, gestores y restauradores. Este galardón, broche de oro de la feria junto al Premio Cocinero del Año en Europa, recayó en Diego Gallegos, del Restaurante Sollo en Benalmádena por una trayectoria ascendente en el transcurso del 2014. Mientras, en el ámbito europeo, el otro galardonado fue Akrame Benallal por su cocina francesa contemporánea sometida a una catarsis de su concepción como arte. Todo un premio al buen hacer gastronómico que, a partir de ahora, se tendrá que saber fusionar muy bien con la gestión. Madrid Fusión da buena prueba de ello.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: