«Nosotros hacemos felices a la gente; nuestro cliente, también»

1053
0
Compartir:

%banner%

%home%

Alexandra Sumasi| Madrid

30 octubre 2012

Perrier-Jouët es una maison de más de 200 años que hace gala de una producción limitada de altísima calidad. En España está presente en muchos de los mejores establecimientos de hostelería y restauración gracias la extraordinaria delicadeza de sus champagnes, y a un excelente equipo comercial y a embajadores de la marca que actúan como partners con los clientes. Entrevistamos a Jorge Navarro, director de Perrier-Jouët para España.

Perrier-Jouët es una marca de lujo. Con la que está cayendo en nuestro país, ¿es un buen momento para la maison?

El lujo sigue creciendo en España. Y aunque se diga que el lujo está mal visto, una cosa es lo que la gente dice y otra, lo que hace.

[pullquote] Lo más importante para nosotros es estar presentes en esa restauración que valora el producto que tiene entre manos. [/pullquote]

Quizás el turismo en España pueda tener algo que ver, ¿no?

Un amigo mío dice que el lujo español tiene los ojos rasgados, jajaja. En cualquier caso, es cierto que el consumo de nuestro producto en hostelería se sostiene, en parte, por los turistas extranjeros. De todos modos, en ciudades como Madrid, Barcelona o San Sebastián, con muchos buenos restaurantes y coctelerías, el champagne es muy consumido por nacionales.

Me da la sensación de que Perrier-Jouët cuida mucho su imagen de marca. ¿Cómo lo hacéis?

Al ser una casa pequeña, no tenemos presupuesto para grandes eventos, pero ponemos todo nuestro empeño en estar en lugares de referencia como Arzak, donde el champagne de bienvenida que se sirve es uno de los nuestros, o en el Glass Bar del hotel Urban. También somos el champagne oficial del Basque Culinary Center, y estamos presentes en el Festival de Cine de San Sebastián, por ponerte algunos ejemplos.

[pullquote] Los embajadores de Perrier-Jouët van con su kit de formación y organizan cursos para nuestros clientes. [/pullquote]

Concretamente, por el hostelero y restaurador, ¿qué puede hacer Perrier-Jouët?

Muchas cosas. Nos gusta ser partners con los clientes y, además de colaborar con ellos en el punto de venta, estamos abiertos a distintas actividades que nos sugieran. Nos gusta ayudar en la decoración de una barra de champagne y echar una mano en acciones que potencien el consumo, entre otras cosas.

También tenemos el proyecto Beauting, una iniciativa mediante la cual nos implicamos en el maridaje con platos de nuestros clientes. Además, para marzo o abril, lanzaremos un estudio (que estamos realizando en colaboración con el Basque Culinary Center) que nos indicará cuáles son los productos, geográficos y por temporada, que mejor maridan con nuestros champagnes. Esta información, ¡será extremadamente útil para muchos de nuestros clientes!

¿La formación en el punto de venta es uno de vuestros puntos fuertes?

¡Sí! En los momentos de menor consumo, los embajadores de la marca van con su kit de formación y organizan cursos para los clientes y sus empleados. Cursos que constan de una parte teórica y otra práctica.

¿Dónde quiere estar Perrier-Jouët?

Lo más importante para nosotros es estar presentes en esa restauración que valora el producto que tiene entre manos. Perrier-Jouët no es únicamente un champagne: es una maison con producción limitada con más de 200 años de historia.

[pullquote] Cuando alguien oye la palabra champagne, se le ilumina la cara. [/pullquote]

¿Buscáis, sobre todo, estrellas Michelin?

Los buscamos, claro, aunque también queremos estar presentes en hoteles de 4 y 5 estrellas, en coctelerías, y en tabernas y  gastrobares que aprecien nuestro producto.

¿Cómo le dirías a un establecimiento que es bueno para él servir champagne, que es bueno tener Perrier-Jouët?

Cuando alguien oye la palabra champagne, se le ilumina la cara. ¿No crees que eso es muy agradable tanto para el que lo toma como para el que lo vende? Nosotros hacemos felices a la gente; nuestro cliente, también.

Y ante los peros -sobre todo en bares- a la hora de su conservación, ¿qué argumentos dar?

Hay millones de fórmulas para conservarlo bien, pero, ¿sabes una cosa? El champagne, como otros productos, ¡si no se ve, no se pide! Con lo cual, nuestro papel radica en diseñar algo adecuado para el cliente, mostrarle cómo montar toda una parafernalia en torno al producto. No hace falta que compre un montón de cajas. Con un par de ellas basta para que montemos una activación en el punto de venta. Ayudándole a que él mime a su cliente, ¡lo tenemos ganado!

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!