Claves para ubicar con éxito tu negocio

1179
0
Compartir:
ampliada

%banner%

%home%

Cuando se quiere abrir un negocio hostelero, el inversor o empresario debe conocer los hábitos del potencial cliente, saber cuándo se mueve, cómo y por qué.  De acuerdo a Ray Kork, el promotor de McDonalds, los tres elementos esenciales para alcanzar el éxito en un negocio son: la ubicación, la ubicación y la ubicación.

3 pautas para el éxito de tu negocio

La ubicación comercial seguirá siendo la clave para el éxito y debe condicionar el servicio que queremos ofrecer puesto que el público es su fuente de ingreso. Por eso, lo primero que hay que tener en cuenta es quién será nuestro cliente y su proximidad o accesibilidad.

¿Por dónde empezar?

–   Hay que elaborar un estudio de mercado en profundidad, identificando el cliente y el perfil de la zona en la que ubicar el local (mejor si encontramos un nicho  de mercado al que no se le está atendiendo sus necesidades).

–   Debemos perfilar el tipo de servicio que se va a ofrecer y que debe ser acorde a sus necesidades.

–   Hay que tener en cuenta la competencia que se encuentra cerca a la localización escogida. Puede que la suma de competidores sea un beneficio en sí mismo, ya que dinamiza el tránsito y el paso de potenciales clientes por la zona. Por esto también es interesante conocer qué otros negocios existen, su clientela, su nivel económico, así como otras entidades u organizaciones que puedan, por el mero hecho de estar cerca, ser una fuente importante de consumidores.

Conocer al cliente

A través del estudio de mercado y de la calidad del mismo, el empresario podrá identificar la afluencia de paso por delante del local, los hábitos, cuándo se mueve, cómo y por qué, para así definir el objetivo del negocio basado en este target de consumidor.

Por otra parte, las características físicas del local son determinantes a la hora de definir el margen de beneficios; si es muy grande la rotación de personal deberá ser alta también; si es más reducido, podrá asumir menos clientela pero los márgenes destinados a personal serán más reducidos y los beneficios mayores.

Y por dentro, hay que sacar partido a la calidad de cada local como elemento de diferenciación de la competencia, ya que el diseño también hace la marca. La iluminación y decoración son herramientas que se adaptan al consumidor y genera su fidelización.

No se trata de satisfacer nuestra necesidades ni de crear el negocio que a nosotros nos guste, sino conseguir y trabajar para que el local satisfaga a la gente.

Fuente: Natalia Pastor. Revista FEHR No. 15

Imagen: © Frédéric Prochasson – Fotolia.com

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!