El Cliente Opina: Jesús María Fonte

979
0
Compartir:

%home%

Para este periodista y profesional comercial con amplia experiencia en ventas, el componente sensorial de un restaurante va directamente unida a la calidad de su propuesta gastronómica. El local, la decoración, el ambiente… influyen también en la buena valoración de un restaurante.

¿Cuántos días a la semana comes fuera de casa?

La verdad es que últimamente como más en casa de lo que lo he hecho durante los últimos tiempos en los que casi nunca comía en casa.

¿Qué tres factores son los determinantes a la hora de repetir una visita a un restaurante?

Como en otros muchos aspectos de nuestra vida, el componente sensorial tiene mucho que ver. El local, la decoración, el ambiente sin duda influyen para que uno se sienta cómodo. La atención y el servicio, como no, también es un factor determinante, que se note y te demuestren profesionalidad y que te hagan sentir que tienes que volver dejándote un buen recuerdo de la visita.

Y por último el componente gastronómico, que al fin al cabo es la razón primera de haber ido. Si voy a un restaurante es para comer, y para comer bien, sin duda. Ha de ser una “Total Experience” si se me permite la licencia.

¿Tienes un restaurante favorito?

Uff, ¿sólo se puede uno? Lo cierto es que tengo varios sitios preferidos, dependiendo de la zona donde esté yo en ese momento o el día de la semana o el momento, o algún plato en concreto que te apetezca en un momento dado.

Viviendo en Bilbao, lo cierto es que mi debilidad son los restaurantes costeros. Me gusta mucho “el Marinero” de Zierbena, un local familiar, en un pueblo de pescadores, tranquilo, donde me encantan sus pescados a la brasa en especial el rodaballo y algunos de ellos traídos por los pescadores del pueblo, cuestión de preguntar. Raro es el día que no tengan mojarras, chicharros…

Otro que me encanta es el “Hondartzape” en plena playa de Astondo en Górliz, donde aparte de degustar productos del mar del día, comerás con unas vistas fantásticas. Favoritos son también aunque no estén en Bilbao, en Suances “El Marinero”. Si ya sé, otro. Debo de sentir alguna extraña atracción locales que se denominen así….Y dos que descubrí hace poco, son el “Xoiña” en la carretera que va de Barreiros a Foz, en Lugo, y también en esta provincia, concretamente en Villalba “A Nova Ruta”, donde recomiendo su Pulpo a la Brasa.

¿Qué hizo que se convirtieran en tus restaurantes preferidos?

El ambiente, como es el local, la atención. Para mi es importante que te hagan sentir como en casa, no como un mero “número” al final de su día.

Los productos que tienen y trabajan, especialmente si son del mar, han de estar frescos, porque te pueden “chafar” el momento, y evidentemente que el resultado final en la mesa te deje un buen sabor de boca y un buen recuerdo.

¿Y un plato o tipo de cocina en general por el que tengas predilección?

Me encanta la cocina típica o tradicional. No soy muy de estridencias gastronómicas y de reinvenciones de platos.  Como he dicho antes me encantan los sitios familiares y eso incluye el tipo de cocina que elaboran, la de toda la vida, con su toque personal, particular y diferencial en cada restaurante evidentemente. El bacalao, el rodaballo o el rape me encantan, y cualquier buen cocido o guiso. En cada zona que visito intento probar los platos típicos de la zona así como sus vinos.

Volviendo a los restaurantes en general… ¿Qué hace que no vuelvas a uno?

Si el parecido entre los nombres de los platos, el menú, la carta y lo que me sirven es pura coincidencia, conmigo que no cuenten más.

Si el servicio y el trato dejan mucho que desear, por muy bueno que esté lo que haya en el plato, que tampoco cuenten conmigo más.

¿Te gusta probar cosas nuevas o prefieres pedir lo que ya sabes que te gusta?

Hay días u ocasiones en las que uno se deja llevar por una especie de espíritu aventurero gastronómico y en aquellos sitios a los que sueles ir eliges algún otro plato que no pides habitualmente o te dejas llevar por alguna recomendación del Chef.  Es una aventura quizás muy poco arriesgada porque ya conoces el restaurante y confías en la elaboración final del plato. Otro cantar es cuando vas a un restaurante por primera vez…

¿Sigues las “sugerencias del chef” en la carta o las recomendaciones del camarero?

Las escucho y las suelo tomar en consideración y en muchas ocasiones sí que me decanto por alguna de ellas.  En el caso de los pescados del día es algo que debería de ser de obligado cumplimiento. No me gusta que pongan aquello de: “Pescados del día, pregunten al servicio”. ¿No sería mejor que el camarero nos dijera directamente cuando nos trae la carta como en otros establecimientos? Eso sí, que no me recomienden algo que se intentan “quitar de encima”.

¿Cada cuánto tiempo crees que se deberían renovar las cartas?

Las cartas han de estar relacionadas con la época del año. Tenemos una gran variedad de productos de temporada en épocas diferentes del año.

Somos afortunados por tanto, porque gastronómicamente no estamos instalados en la monotonía gracias a esa diversidad. Evidentemente, hay platos perennes, atemporales y que se han convertido en clásicos en muchas cartas como un valor seguro de las mismas y que si no estuvieran seguro los echaría en falta.

¿Con qué bebida acompañas la comida?

Siempre con vino y alguna botellita de agua. Me gusta probar los diferentes vinos de la zona en la que esté.

¿Prefieres que te dejen el vino en la mesa o que te lo vayan sirviendo?

Prefiero que lo dejen en la mesa. Primero para leer sus etiquetas sobre todo cuando son vinos que no había probado antes y segundo para controlar el ritmo, porque si el vino me gusta intento que llegue lo mas lejos posible.

¿Consideras necesaria la figura del sumiller?

Sin dudarlo, sí. Nadie mejor para conocer un vino que el sumiller. El los gestiona, los conserva, los adecúa y los renueva en la carta (en algunos casos). Él sabe cuáles son los adecuados según la época del año, el tipo de plato elegido y los gustos del cliente.

Para mí esto último es importante, no el caldo adecuado para una celebración especial o perfecto para maridar con el plato puede llegar a gustar al cliente porque en su paladar puede tener más desarrollado un sentido del gusto que otro. Averiguar qué tipos de vinos le gustan para encontrar el adecuado a esas características y que también resalte el potencial del plato.

¿Por quién te dejas guiar a la hora de elegir un restaurante?

Primeramente por gente que ya haya estado o que tenga buenas referencias de otros conocidos. En segundo lugar en las red puede encontrar uno opiniones especializadas al respecto en webs, blogs, en redes sociales, etc.

¿Te incomodaría que un restaurante te enviara periódicamente por mail una propuesta atractiva para acudir a su establecimiento?

Toda propuesta es buena, pero tampoco que mi correo se llene de spam. Lo ideal sería filtrar los gustos de cada uno para que nos llegara la oferta adecuada.

Deja un comentario

comentarios

Compartir: