Gestión del servicio en sala, ¿nueva revolución gastronómica?

3759
3
Compartir:

Mucho se ha hablado últimamente del boom que existe alrededor de los numerosos, por no decir excesivos, programas de televisión que se han centrado únicamente en la cocina y las habilidades culinarias bajo un guión de reality, más que de trabajo real, y que han defenestrado y obviado el papel que juega el servicio y la sala dentro de un restaurante para que la experiencia gastronómica sea completa. ¡Qué alce la mano el que no ha vuelto a un restaurante por su mal servicio aunque la oferta gastronómica fuera más que correcta!

Nosotros mismos, como clientes, hemos convertido a los chefs en estrellas y al resto del equipo que hace funcionar un negocio de hostelería en meros actores secundarios de la experiencia gastronómica. ¿Quién quiere ser camarero en un momento en el que los chefs tienen tanto protagonismo mediático y reconocimiento social?

Durante los años en que la gastronomía española ha alcanzado sus mayores éxitos y reconocimientos a nivel nacional e internacional también hemos sufrido un cierto postureo foodie que no era capaz de ver más allá del menú gastronómico que tenía delante. Menos mal que parece que los vientos empiezan a cambiar.

Por suerte, existen algunos locos, aunque yo prefiero llamarlos gastropirados, que eligen la sala como su campo de juego profesional, que prefieren mejorar sus competencias y convertirse en unos perfectos anfitriones, que cultivan el bello arte de recibir al cliente haciendo que se sienta único… profesionales que se sienten orgullosos de ser camareros.

Es cierto que la sala del siglo XXI no es como la conocíamos, ahora es disruptiva, cambiante, camaleónica, se adapta a los nuevos espacios gastronómicos y, sobre todo, a los clientes actuales. Aquellos que buscan conceptos novedosos, que huyen de los restaurantes “de toda la vida” y que entienden la experiencia gastronómica más allá de la cocina.

Pero me gusta hablar de Directores de Sala, como hablo de directores de una orquesta. Ellos y ellas, que cada vez hay más, gestionan y dirigen a todos los profesionales a su cargo para optimizar y rentabilizar al máximo las ventas. Cada trabajador es único e independiente pero sin un líder, sin la persona que gestiona los tiempos entre sala y cocina, no tenemos un equipo eficaz para vender. Porque como dice Domènec Biosca “las ventas pagan los sueldos” y si no vendemos y no vendemos bien, siguiendo la línea de los objetivos del negocio, el trabajo de estos perfiles estaría en serio peligro.

Desde los programas formativos que ofrecemos desde Gastrouniversia siempre buscamos que nuestros alumnos entiendan la sala como el único espacio donde además de hacer feliz a los clientes, que son quienes pagan las facturas, la luz y los créditos del banco, se utilizan habilidades personales (expresión oral y corporal, empatía, etc.) y técnicas de venta (upselling, gestión de quejas, etc.) en función de los objetivos definidos previamente por la empresa. Porque la correcta gestión de un restaurante está en todas las áreas del negocio.

Por este motivo, me gusta poder tener a Didier Fertilati (Quique Dacosta Restaurante, Denia), Javier Andrés (Grupo La Sucursal, Valencia) y Abel Valverde (Santceloni, Madrid) como profesores del Máster en Dirección de Restaurantes y F&B Hotelero. Javier y Abel, Premios Nacionales de Gastronomía, y Didier, el único jefe de sala con 3 estrellas Michelin de la Comunidad Valenciana, se encargan de transmitir la belleza, esfuerzo, refinamiento, paciencia, sentido del humor y amor de su profesión a los profesionales que apuestan por mejorar la gestión integral de sus negocios de hostelería.

Es posible que en época de bonanza económica el sector estuviera más boyante y los clientes entraran por la puerta casi sin esfuerzo. Es posible que los hosteleros contrataran personal en cantidad y no en calidad. Y es posible que, entre todos los actores con potestad para ello, se dejara de lado la formación, por coste o por tiempo, provocando una pérdida de calidad en el servicio que ahora debemos recuperar. Se necesita formación, mucha formación, y mal vamos si pensamos que en un negocio de hostelería cualquiera puede ser camarero. Este es uno de los principales motivos por los que un restaurante echa el cierre y no por la cocina.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

3 comments

  1. taimoni 28 junio, 2016 at 15:24 Reply

    Fabuloso artículo. Estoy totalmente de acuerdo contigo. También es cierto que varias veces y por lo que veo dado que visto mucho restaurante yo me pregunto y además que lo he vivido en primera mano…abren restaurantes que según ellos “serán la leche” prometen, ponen caramelos dándoles igual el trabajo que dentro o fuera se está realizando porque los contratos son penosos y las horas que exigen ya ni te cuento y por supuesto a mí me da igual que el que cocine sea un “Grande” como así denominan a un chef, si el servicio en sala ni lo veo o observo que es pésimo y ya ni te cuento la actitud de algunos…una pena. Ojo que dando mi opinión no justifico a nadie pero edén muchas veces la realidad y que la necesidad de muchos los convierte en “es lo que hay” … Es entonces, cuando me digo, cerrarán y así es, no me equivoqué.

    Gracias, Óscar

  2. Oscar Carrión 30 junio, 2016 at 08:18 Reply

    Querida Mónica, gracias por compartir tus palabras. La falta de profesionalidad acarrea aperturas con dudoso futuro en el que el “empresario “no comprende que el servicio en sala es fundamental para el devenir del establecimiento. Contratos de media jornada o inexistentes, malas condiciones de trabajo, 0 formación y muchas tropelías que suelen acarrear cierres muy rápidos… sobran a veces chef estrellas y faltan empresarios comprometidos. Un abrazo!!

  3. Manu 2 julio, 2016 at 18:04 Reply

    Un mal plato y un buen servicio el cliente da una oportunidad. Mientras que un buen plato con un mal servicio el cliente no vuelve. Manu Ramírez 27 años en sala.

Responder a Oscar Carrión Cancelar respuesta

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!