El coeficiente de optimismo de la restauración

1732
0
Compartir:
ampliada

%banner%

%home%

“¿Por qué hay gente a la que no hay que motivar nunca? Hay personas que cada vez que las ves te alegran la vida, sin embargo otros te la amargan… “. Si la felicidad es importante en cualquier ámbito para que uno pueda centrarse en su trabajo sin transmitir preocupación, esta afirmación llevada al terreno de la restauración es si cabe, aún más importante.

Así empezaba la ponencia de Emilio Duró que inauguraba el XIV Congreso Nacional de Hostelería celebrado en San Sebastián (Guipúzcoa), la semana pasada. La FEHR, conocedora del estado de ánimo de los propietarios de hoteles, bares, discotecas y restaurantes, ha querido insuflar un poco de optimismo, ya que si el gerente del negocio no está motivado, las consecuencias para el mismo pueden ser nefastas.

El cliente no debe notar ese cariz pesimista que en este momento que vivimos ensombrece todo, si no que debe sentir precisamente lo contrario. El bar, el lugar para las relaciones sociales ya sean personales o profesionales, debe aparecer como un remanso de paz y de alegría.

“Estudiemos a los felices”, dice Emilio Duró, este conferenciante que se ha hecho muy conocido en los últimos años, por sus charlas motivadoras aplicables a prácticamente cualquier sector. Ha aparecido en programas de TV como el de Buenafuente, y las grandes compañías le contratan para contagiar optimismo a sus empleados, y para que estos encuentren motivos por los que reírse y tomarse las cosas de otro modo.

“¿Se ha puesto de moda no reírse?”, fue otra de las preguntas retóricas de Emilio Duró, intentando arrancar una sonrisa a los congresistas. “¿El éxito se puede copiar? ¿Qué factores hay que tener en cuenta a la hora de seleccionar personal?¿Qué característica común tienen los triunfadores?”.

Según Emilio, la clave está en el coeficiente de optimismo… Un ejemplo, en su opinión, ilustrativo, resultó de la comparación entre hombres y mujeres, “ellas son más listas, pero se deprimen más fácilmente, porque se comen mucho el coco”.

10 consejos para ser feliz en tu trabajo

En opinión de Emilio Duró, el optimismo es en parte genético, aunque hay algunos consejos, que, siguiéndolos, pueden servir para practicar, y BdI tuvo la suerte de escucharlos para poder compartirlos ahora con nuestros lectores:

–          Acuérdate de lo bueno, no de lo malo.

–          El disfrute no está en la conquista de algo, si no en el proceso por conseguirlo.

–          El placer mata, la felicidad no está en el placer.

–          Las posesiones tampoco dan la felicidad.

–          No mires al pasado ni al futuro, vive el presente.

–          Ficha al personal en base a su tipo de vida.

–          Si te amargas o te quemas, cuidado, es contagioso.

–          La gente fracasa por golpes emocionales, no por golpes técnicos.

–          Los problemas en la vida, no son lo que te pasa, si no cómo lo afrontas.

–          Haz lo posible para que quien comparte tiempo contigo te admire, si no, te acabará odiando.

Si quieres tomar nota de algunos más, mira la entrevista en vídeo que le hicimos a la salida de su ponencia…

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!