Se puede excusar un error… pero nunca allí

834
0
Compartir:
AMPLIADA

%banner%

%home%

La generación de valor percibido por quienes se dedican al negocio de la hostelería es fundamental, y sabemos que el verdadero momento de la verdad es el de la experiencia del cliente.

Si el cliente disfruta de una experiencia que supere sus expectativas (Satisfacción = Percepción – Expectativas)  es probable que se produzca el desencadenante deseado: el cliente vuelve, el cliente vuelve acompañado, el cliente habla con sus amigos, vienen sus amigos…

Los dos pilares básicos (hay muchos más) en la generación de valor percibido son: cocina + servicio.

Barra de Ideas tuvo la oportunidad de disfrutar de una velada en La Casa de Mónico con motivo de una reunión del Jurado previa a los Premios Nacionales de Marketing, donde La Casa de Mónico participa como colaborador.

Felicitamos a su director general, D. Alvaro Méndez, por el excelente servicio, siempre tan dispuesto y comprometido con los clientes, excediendo cualquier expectativa que una persona normal pueda hacerse.  La cocina de La Casa de Mónico también merece todos los elogios.

Tenemos gente muy buena. Gente que trabaja motivada, con autonomía, que toma las decisiones oportunas y que sabe que todo en nuestro negocio es el cliente”, dice el director general.

Nuestra cocina es muy buena, pero sabemos que un error en la cocina puede ser suplido, justificado por el buen servicio pero nunca al revés. Ya puedes tener la mejor cocina del mundo, pero si tu servicio le desagrada al cliente, estás muerto”, sentencia quien es un enorme profesional del mundo de la hostelería.

Una sentencia sencilla pero inteligente…

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!