¿Gastas demasiado en aire acondicionado?

634
0
Compartir:

%home%

Redacción

Junto a una gastronomía de calidad y el trato recibido, el confort es el tercer apartado al que los comensales hacen más referencia a la hora de valorar la calidad de un restaurante. Ya sea ambiental, acústico, lumínico o relacionado con la ergonomía del mobiliario, si el cliente no se siente a gusto es probable que no vuelva a visitarnos ni recomendarnos. Especialmente en verano, el control de la temperatura dentro del recinto es uno de los apartados de la gestión al que debemos prestar especial atención y no solo con la idea de buscar el máximo bienestar a nuestros comensales sino también con el importante objetivo de ahorrar en la factura. El primer consejo fundamental consiste en mantener la climatización de nuestro restaurante durante los meses de verano a una temperatura adecuada. Lo recomendable es no bajar la temperatura del termostato más de 5ºC por debajo de la temperatura exterior. Con este baremo nuestros clientes ya notarán cierto alivio al entrar en nuestro negocio. Asimismo es necesario contar con el equipo de climatización adecuado para las características del local. El sobredimensionamiento lleva consigo pérdidas excesivas e innecesarias. Desde Gas Natural Fenosa se recomienda a los hosteleros verificar el nivel refrigerante de la instalación, eliminar fugas en las instalaciones, colocar las unidades condensadoras fuera de las zonas a acondicionar y desconectar el sistema de climatización en periodos de no ocupación o cuando se detecten ventanas abiertas.

Asimismo, en las torres de enfriamiento hay que evitar el incrustamiento de carbonatos en los sistemas y controlar por temperatura los ventiladores de dichas torres. Además de colocar el aislamiento necesario a todas las áreas, partes y superficies que lo requieran (tuberías de agua fría y refrigerante, en paredes y techos que puedan considerarse ligeros desde el punto de vista térmico, en canales o conductores de aire, etc.), y reparar rápidamente aislamientos dañados. Los expertos de Gas Natural Fenosa también nos recuerdan que el empleo de compresores abiertos es, energéticamente, mejor que el de compresores herméticos o semiherméticos, ya que en éstos el gas aspirado debe absorber el equivalente térmico de las pérdidas del motor.

Cuanto más elevada sea la presión de aspiración (o la temperatura de evaporación), menor es el consumo energético por unidad de refrigeración.

Otro buen consejo destinado al ahorro económico es intentar que la sala de máquinas esté lo más cercana posible a los lugares de demanda de frío; cualquier diseño que no esté dirigido en este sentido penalizará a la instalación frigorífica tanto en rendimientos (pérdidas de presión en líneas, ganancia de calor, etc.) como en inversión inicial (mayor trazado de tubería con su consiguiente aislamiento y cableado).

Seis preguntas con las que mejorar la eficiencia energética de tu restaurante en materia de aire acondicionado

1- ¿Sabes cuánto y cómo consumes?

Lleva a cabo un control del consumo energético de tu restaurante, a través de las facturas o de equipos de control. De este modo podrás detectar si la tarifa y potencia contratada es la adecuada, así como posibles averías y fallos de equipos. Los aumentos del consumo energético, no justificados por un cambio en las actividades o las instalaciones, pueden ser debidos al mal funcionamiento de los equipos.

2- ¿A qué temperatura está tu restaurante?

Recuerda que la temperatura de confort para el invierno es de 20ºC y para el verano de 25ºC. Regulando la temperatura y el tiempo de funcionamiento de tus equipos ahorrarás hasta un 20 % en climatización. Además de regular la climatización a una temperatura adecuada, puedes ahorrar apagando los equipos de climatización una hora antes de cerrar tu negocio, la inercia térmica permite que las estancias mantengan  la temperatura durante un tiempo.

3- ¿Con qué sistema de control y regulación de la instalación cuentas?

Una buena mejora es la implantación de un adecuado sistema de control y regulación de la instalación que permita controlar el modo de operación en función de la demanda de cada momento y en cada zona del local. A través del uso de sistemas que estén sectorizados se aminoran las pérdidas energéticas.

4- ¿Qué mantenimiento llevas a cabo?

Un mantenimiento adecuado en las instalaciones de tu restaurante te ayudará a ahorrar energía. Además evita que el rendimiento de tus equipos disminuya con el tiempo, de este modo lograrás evitar aumentos de consumo de tu equipamiento y alargarás su vida útil.

5- ¿Cada cuánto tiempo renuevas tus equipos de aire acondicionado?

La renovación periódica de equipos, te reportará un aumento del rendimiento y de las prestaciones de tus instalaciones, así como una disminución del consumo energético. Como norma general, recuerda que los equipos con más de 10 años conllevan un atraso importante en su rendimiento energético en comparación con los equipos más modernos. También puedes instalar equipos auxiliares que ayuden a reducir el consumo en tus instalaciones, como termostatos programables que regulan la temperatura.

6- ¿Están tus empleados al corriente de la responsabilidad energética?

La eficiencia energética es un compromiso de todos. Informa a tus empleados de la importancia del ahorro energético y de cómo pueden colaborar para reducir el consumo energético, por ejemplo recordándoles a menudo la importancia de no abrir puertas o ventanas en los salones climatizados.

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

¿Conoces el road show de Barra de ideas?

El lunes 28 de mayo tenemos nuestro próximo evento en el Museo Marítimo de Bilbao.

La inscripción es gratuita.