Desayuno en el Café Oliver

1049
0
Compartir:
Café Oliver

%banner%

%home%

Los amantes de los buenos desayunos de los domingos no pueden pasar por el centro de Madrid sin visitar el Café Oliver, pionero de la nueva tendencia del brunch en la capital.

Una nueva tendencia gastronómica

Este restaurante, inaugurado en 1966 por Adolfo Marsillach, se caracteriza por su decoración de madera y su estilo bohemio, que atrae a todo tipo de público, tanto a turistas como autóctonos. En el año 2002 el establecimiento pasó a manos de sus actuales propietarios de procedencia francesa, Karim Chauvin, y Frédéric Fetiveau, quien además es el chef del restaurante.

Este bistró con toque parisino ofrece cocina mediterránea, española, francesa, italiana y marroquí, recogiendo recetas tradicionales y añadiéndoles un toque diferente sin destruir su esencia.

Si en la carta del restaurante podemos encontrar huevos estrellados con patatas y aceite de trufa, carpaccio de magret de pato, risotto de zamburiñas, o un steak tartar que es la estrella de la carta, en BdI hemos elegido este establecimiento como buen ejemplo de la semana por la propuesta que le convirtió en uno de los restaurantes más concurridos de la capital los fines de semana: su brunch.

El brunch permite ampliar el horario de consumo

La recuperación de esta costumbre anglosajona es sin duda una de las señas de identidad del negocio, y una de las razones de su éxito. Pero a diferencia de otros establecimientos, donde el brunch suele ser un buffet, en el Café Oliver se distinguen por su servicio, ya que sirven el desayuno en la mesa, los comensales sólo tienen que elegir lo que quieren tomar.

Todos los domingos entre 11h30 y 16h, los amantes del desayuno pueden degustar una amplia gama de productos, tanto dulces como salados, que les permite empezar bien el día. El famoso brunch de la capital propone café, té o chocolate, zumos naturales, bollería francesa con mantequilla y mermelada, complementados por una variedad de huevos, como los huevos benedictine con salsa holandesa, o un revuelto con hierbas y queso parmesano. Y luego, como si esto fuera poco, los clientes tienen que elegir el plato principal, que puede ser desde una ensalada César, a una ensalada tropical, una cheeseburguer o pancakes con sirope de arce, al más puro estilo americano.

El Café Oliver es una propuesta para los aficionados a los desayunos completos. Los que quieren empezar el domingo de una manera diferente ya saben dónde acudir, el establecimiento ya tiene adeptos que no se pierden la cita…

Apostar por el brunch es una buena estrategia de marketing gastronómico, y una nueva oportunidad de negocio para los hoteles y restaurantes que quieren atraer clientes en horas en las que suele descender el consumo, como los domingos por la mañana. Inspírate en el Café Oliver

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!