¿Cuándo y cómo renovamos el menú?

1535
0
Compartir:
cuando-cambiar-menu-interior

Disponer de un buen menú influye de forma directa en la solvencia de un establecimiento y puede suponer una gran diferencia en los números que realizamos a final de mes. La carta transmite la oferta gastronómica al cliente y además, deja entrever nuestra filosofía de atención al cliente. De ahí la importancia de renovar el menú y no dejar siempre la misma oferta de platos.

Pero ¿cada cuánto deberíamos renovar el menú? Lo más adecuado es actualizarlo al menos una vez al año (a principios de año o antes de la llegada del verano). Sin embargo, hay establecimientos que aprovechan para renovarlo con la llegada de cada nueva estación. Lo más recomendable es actualizarlo de forma periódica, mantener unos platos base en los que seamos especialmente buenos y añadir platos de temporada o nuevas propuestas.

¿Cuáles son los principios básicos para la elaboración de un menú? En primer lugar, debemos tener claro el cliente al que nos dirigimos. No es lo mismo preparar un menú para trabajadores, que disponen de un presupuesto cerrado, que uno para ejecutivos, que suelen buscar platos más elaborados y un trato personalizado.

Los platos de temporada siempre son bien aceptados por los clientes, por lo que debemos intentar incluir productos de temporada en nuestra oferta gastronómica. De la misma manera, es conveniente ofrecer platos del día, ya que el cliente los ve como una oferta especial.

También debemos tener en cuenta el equipo humano del que disponemos, tanto en la cocina como en la sala. El servicio siempre debe ser sencillo y directo, por lo que no es recomendable ofrecer platos de una gran elaboración si vemos que no podremos cumplir con el tiempo estipulado.

Los costes son un aspecto fundamental en la elaboración del menú. Hay que valorar lo que cuesta el plato que elaboramos y vigilar las raciones y sus pesos. El excedernos en cantidad puede afectar de forma negativa a los números.

Sin embargo, estos no son los únicos aspectos que debemos valorar a la hora de actualizar nuestro menú. También se debe tener en cuenta su diseño, puesto que éste juega un papel muy importante. Se acostumbra a decir que en un menú de unos diez platos, el cliente suele mirar sobre todo los primeros y los últimos, por lo que es recomendable ser estratégico y situar las propuestas que más nos interesa vender en esos lugares.

El listado siempre debe ser legible, con una letra lo suficientemente grande como para que se pueda leer sin ningún problema.

También podemos encuadrar algunos platos para enfatizar. A menudo algunos establecimientos llevan a cabo esta acción con la oferta de postres, pero también se puede aplicar con las bebidas o las especialidades de la casa.

Además, no debemos limitarnos a usar la típica pizarra para comunicar nuestro menú. También se puede enviar por email o hacer referencia a los platos de temporada a través de las redes sociales. Se deben aprovechar las nuevas tecnologías para dar a conocer nuestra oferta.

Por último, un consejo que nunca falla: intenta diferenciarte de tu competencia. No ofrezcas lo mismo que todo el mundo e intenta detectar y anticiparte a los cambios de gusto y consumo. Busca qué es aquello que te diferencia del resto y utilízalo para darte a conocer, puesto que los clientes te compararán sí o sí con los demás establecimientos.

Para más información: www.gmcash.es

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!