¿Locos o visionarios?

1005
0
Compartir:
Dinner in the sky

Alexandra Sumasi| Madrid

12 de marzo 2013

Cada vez son más los establecimientos de restauración que apuestan por innovar más en decoración que en los platos. Bien es cierto que en cocina la última tendencia es rendir culto a los platos clásicos y poner el énfasis en el producto de calidad y, en muchos casos, también de proximidad. Pero, ¿qué ocurre con los locales? ¿Qué quedó del minimalismo, tan de moda hace unos años? No es que ahora estemos entrando en una suerte de moda barroca o rococó, ¡no! La realidad es que muchos clientes, ávidos de nuevas experiencias, buscan como locos lo más raro que puedan encontrar. Y muchos restauradores lo saben.

Dinner in the sky

¿Se te ha ocurrido alguna idea original para tu local y no estás seguro de llevarla cabo? De entrada, te podemos garantizar que, si es distinta y atractiva, llamará la atención, lo que equivale a una dulce procesión de clientela en busca de la novedad. Eso sí, después del primer shock, tu cocina tiene que estar a la altura porque si no es así, de local trendy puedes pasar a local bluf.

[pullquote]Tienes que responder con la cocina, si no es así puedes pasar de local trendy a local bluf[/pullquote]

Y buscando el símil con la moda -un arte que se parece a la gastronomía cada vez más-si lo que quieres tener es un must (término anglosajón que se aplica a lo más indispensable de la temporada), ¿has pensado en un restaurante pop-up?

Se te haya ocurrido o no, a continuación te mostramos 10 propuestas muy, pero que muy originales con aires de permanecer o con espíritu efímero. ¡Toma nota de ellas! Puede que de aquí y allá te venga la inspiración.

Attendant Sandwich Shop es un restaurante informal londinense situado en el local que ocupara un antiguo urinario para caballeros de la época victoriana.

Black, el caviar lounge clandestino barcelonés al que solo puede accederse bajo reserva previa, está apadrinado por el afamado chef Paco Pérez. La singularidad de Black reside en el curioso modo de entrar: a través de una puerta camuflada en el baño del restaurante anexo.

ITHAA es un sueño hecho realidad en las idílicas islas Maldivas. Situado a más de cuatro metros de profundidad en el océano Índico, este curioso restaurante se halla rodeado de bellos arrecifes de coral. La cocina está basada en productos del mar, muchos de ellos pescados y mariscos de los que se ven tras las gruesas cristaleras del local.

El Submarino en Valencia

El Submarino es una especie de versión patria de ITHAA. Localizado en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, este restaurante se halla engastado en el bello acuario del complejo, con vistas a las especies marinas que nadan tranquilamente en él ante el asombro de los comensales. Eso sí, en este caso no se comen. Además, la decoración le va como anillo al dedo con unas gigantescas lámparas en el techo que simulan ser grandes medusas.

Hace mucho tiempo que existe pero lo cierto es que Sa Capella no deja de sorprender. Se encuentra en la localidad ibicenca de Sant Anthony de Portmany y está situado en una antigua capilla que nunca llego a consagrarse.

[pullquote]Con poco dinero, ideal es fijarse en iniciativas económicas como El Pirata, o We pop! como restaurante pop up[/pullquote]

Aunque en España han surgido en los últimos tiempos algunas voces cuestionando los menús de hospital, probablemente en The Clinic los clientes salgan satisfechos, y este restaurante, de hospital solo tenga el nombre. Situado en Singapur, las mesas son como las de los quirófanos, y las sillas son de ruedas. Se bebe en probetas y los platos tienen forma de órganos humanos. Los camareros y el personal de cocina visten, ¡cómo no!, con pijamas clínicos y batas esterilizadas.

Y de un espacio religioso nos vamos a la dureza de una prisión. En el taiwanés The Jail los platos se sirven en recipientes de metal como los que se acostumbran a ver en las películas carcelarias (aunque esperemos no sirvan rancho). Además, las mesas están rodeadas por rejas simulando celdas, y los camareros van vestidos de guardas de prisiones.

El Pirata en Castelldefels

Los piratas que no acabaron con sus huesos en una celda- probablemente mucho menos confortable que la anterior- pasaron muchos años en las entrañas de barcos con bandera negra. Si pensamos cómo eran los camarotes de los barcos pirata que surcaban las aguas del mar Caribe allá por el siglo XVII, no imaginaríamos una ambientación muy lejana a la que tiene el restaurante El Pirata en Castelldefels. Un estilo muy logrado con una inversión mínima en decoración.

Una muestra de la tendencia pop up la representan los varios Diner in the sky que se han organizado, hasta la fecha, en doce ciudades del mundo, entre ellas Barcelona. Gracias a una plataforma elevada hasta los 50 metros de altura mediante una grúa, treinta comensales cenan en cada ocasión en este restaurante pensado para ser efímero.

We pop! está durante este mes funcionando en la Ciudad Condal. Situado en un principal del Paseo Gracia que acoge un salón estética, durante el presente marzo (y en momentos en los que el salón se halle cerrado) -entre secadores, lacas de uña y maquillaje- se está ofreciendo comida divertida y asequible en un ambiente de lo más urbano.


Deja un comentario

comentarios

Compartir:

0 comments

  1. asumasi 15 marzo, 2013 at 20:24 Reply

    Sentimos no conectar con tu punto de vista. No pretendemos dar consejos; tan solo mostrar lo que hacen otros, para que el lector valore y conozca.

Deja un comentario

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!