Cinco ideas para mejorar la experiencia del cliente en tu restaurante

Compartir:
ideas-mejorar-experiencia-cliente-710

plantilla_expertos_seccion-ramon-dios

Hola a tod@s, hoy os hablo de algo que nos preocupa a todos y que es la experiencia del cliente. Cuando alguien viene a nuestro restaurante, lo que perseguimos con los procedimientos de servicio y de atención es que esté a gusto pero, sobre todo, que quieran volver. En la tarea de lograrlo, muchas veces son los detalles los que marcan una diferencia a nuestro favor.

Por eso, hoy os cuento cinco ideas que te ayudarán a mejorar la experiencia del cliente en tu restaurante y contribuirán a que regrese una y otra vez. Vamos con ellas.

  1. Infórmate previamente sobre los comensales: esta estrategia sólo puedes ponerla en marcha para las mesas con reserva, pero te ayudará a atender mejor a tus clientes, además de mejorar la imagen de tu restaurante ante ellos. Interésate por el número de comensales, pregunta si hay niños y si acudirá alguien con movilidad reducida o necesidades alimentarias especiales (alergias, dietas diferentes, etc.). Todo ello te servirá para adaptar tus procedimientos de servicio al cliente que tengas y mejorar de este modo su experiencia en tu restaurante. Si no tienes procedimientos de servicio adaptados a clientes distintos o con necesidades especiales, es el momento de que pienses en implementarlos entre tu personal.
  2. Piensa en todos en la carta: aunque es cierto que para un restaurante pequeño resulta complicado tener una carta adaptada a las necesidades especiales de alimentación de los nuevos colectivos como celíacos, veganos o personas preocupadas por su peso (y quien dice la carta, dice la cocina), lo cierto es que merece la pena hacer el esfuerzo de adaptar los platos, en la medida de lo posible, a clientes con demandas nutricionales específicas. Un menú light, uno adaptado para celíacos o tener en la carta algunas sugerencias de menú vegetariano o vegano pueden marcar la diferencia con tu competencia directa, así como convertirte en restaurante de referencia para un tipo nuevo de clientela que está dispuesta a pagar por platos de calidad y que cada vez es más importante desde el punto de vista de la demanda.
  3. Ten un detalle: ¿Cuántas veces has vuelto a una cafetería porque te han puesto una galleta o un dulce típico con tu café? ¿O has recomendado un restaurante porque, al final de la comida, te han obsequiado con un licor típico de la zona en la que has comido? Tener un detalle elegante y agradable con el cliente es símbolo de distinción y cuesta menos de lo que reporta.
  4. Envíales un mail para darles las gracias por su visita: si ya tienes una base de datos de clientes, puedes poner en marcha un protocolo post visita que consista en enviarles un correo electrónico para agradecerles su paso por el local. Si tienes noticias que comunicarles de cara a la próxima vez que vengan, puedes utilizar ese mismo mail para llamar su atención. Y si pones en marcha algún descuento o promoción, envíaselo también cuando contactes con ellos para agradecer su visita. Fideliza a tu clientela de este modo.
  5. Promociona el contenido que tus clientes publican sobre tu restaurante en sus redes sociales: este consejo os lo he dado muchas veces. Una red social es eso: social. No sirve solo para que tú compartas tus cosas, también es buena idea que promociones el contenido que tus clientes publiquen sobre tu restaurante (aquel que te parezca interesante), así como otras cuestiones que ellos compartan y que puedan resultar útiles para tus seguidores en general. Aprovecha su potencial como embajadores de tu marca en las redes sociales.

Mejora con estas ideas la experiencia del cliente en tu restaurante y empieza a obtener los resultados que mereces. Ponte en marcha para mejorar tu restaurante desde hoy mismo, no busques más razones (excusas) para dejarlo para más adelante.

Ramón Dios
Gastrocoaching

Deja un comentario

comentarios

Compartir:

logo_bdi_new

Suscríbete para recibir la newsletter semanal con las noticias de Barra de ideas

¡SUSCRÍBETE!